Enrique Martínez ex presidente del INTI y coordinador del Instituto para la Producción Popular (IPP), en declaraciones a La Portada, se refirió a la posibilidad de que el Gobierno Nacional implemente el Ingreso Ciudadano Universal (ICU) en el marco de la emergencia sanitaria y económica derivada de la pandemia COVID-19.

Aseguró que su implementación “no es posible en la Argentina si queremos eliminar la pobreza de raíz” y agregó que lo ideal sería contar con “trabajo para todos”.

“Si el ICU quisiera cubrir a la gente que no tiene ingresos suficientes para acceder a una Canasta Básica debería suministrar recursos a la mitad de la población económicamente activa. Esto es un intento que no se ha logrado ni buscado en ninguna parte del mundo”, manifestó.

Martínez remarcó que este beneficio sería “descomunal no solo por la dimensión, sino por el concepto. No puede ser que a la mitad de la gente – para sacarla de la pobreza – le tengamos que poner plata en el bolsillo sin pedirle nada a cambio”.

Fue preciso al sostener que “debemos conseguir que esa gente tenga una razón para trabajar. Habría que incorporarla a programas activos y que a consecuencia de ello consiga un salario digno”. “Creo que un programa de trabajo para todos es bastante posible”, aseguró al tiempo que mencionó que “si no hubiera pandemia y deuda externa esto sería mucho más fácil”.

Necesidades auténticas

No obstante remarcó que “pero con pandemia y con deuda externa es posible porque se trata de encontrar programas donde no se necesite apelar a las divisas y que cubran necesidades auténticas de la Argentina en la que hay un déficit de más de tres millones de viviendas. También hay un problema con las enérgicas renovables que se han promovido a una escala mínima y que deben ampliarse. Con estos dos campos podríamos tener millones de puestos de trabajo”.

Martínez, además, destacó que con estas opciones “se generaría un beneficio general. No se trata de que el Estado deba subsidiarlo, sino que debe pilotearlo en carácter de capitalista social. A diferencia de un capitalista tradicional no intenta maximizar su beneficio, sino obtener una renta por lo que pone. De esta manera puede generar trabajo para todos con más solidez y factibilidad que otorgando el Ingreso Ciudadano Universal”.

“El asistencialismo tiene sentido cuando la persona no puede trabajar”, indicó y agregó que “se están dando subsidios por debajo de la Canasta Básica cuando en realidad lo que habría que hacer es imaginar un esquema de integración al trabajo”, puntualizó.

Para finalizar, señaló, sobre las cooperativas de trabajo y la necesidad de fortalecerlas que “definitivamente hay que hacerlo. Esta nueva gestión ha definido algunas líneas que son más que interesantes. Lo que falta son los recursos para hacerlo a gran escala. Las casas, por ejemplo, podrían ser construidas por cooperativas de viviendas”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí