A través de un comunicado dirigido a la comunidad, los Equipos Directivos de las Escuelas 701, 713, 735, 758, 767, 791, 7708, 7722 y 7730 manifestaron que “consideramos necesario comunicarle a la comunidad el estado de situación de las escuelas que gestionamos; comentarles en qué estamos trabajando y, nuevamente, necesitamos expresar nuestra enorme preocupación por el grave deterioro de las condiciones indispensables para que se garantice el derecho a la educación en Chubut”.

Como es de público conocimiento, los últimos tres años estuvieron atravesados por el deterioro de las condiciones laborales. La vergonzosa deuda salarial con el conjunto de los trabajadores; la falta de inversión, mantenimiento y reparación de las escuelas; la deficiente provisión de recursos; entre tantos problemas graves, provocaron una situación en la que se ve claramente vulnerado el derecho a la educación.

El conflicto con el que comenzamos el año, derivado de los incumplimientos por parte del Gobierno provincial, impidió que pudiéramos finalizar el ciclo lectivo 2019, por lo tanto, tampoco se pudo dar inicio al ciclo 2020. La disposición del aislamiento preventivo obligatorio que determinó la suspensión masiva de las clases y generó una situación atípica e inédita para la educación en todo el país (y en gran parte del mundo); en Chubut, tiene características más complejas, debido a la grave crisis en la que nos encontrábamos y que seguimos padeciendo.

En estos meses de ASPO, los equipos directivos hemos tratado de sostener el vínculo con estudiantes y familias, tratando de atender las necesidades de nuestras comunidades educativas, aportando aquello que se encuentra a nuestro alcance y que seguramente resulta insuficiente.  No solo estamos afectados por las enormes dificultades que nos impone la situación de aislamiento, sino también por la precariedad de las condiciones con las que debemos desarrollar nuestra tarea.

A pesar de este contexto tan grave, hemos tomado la iniciativa de reunirnos para trabajar colaborativamente junto al Equipo de Supervisión y al Equipo de Orientación y Apoyo a las Trayectorias Educativas (EOATE) de Región III.  Consideramos valioso el hecho de que trabajemos todxs juntxs para ayudarnos a analizar la situación y  tomar decisiones adecuadas, dado el estado de incertidumbre en el que nos encontramos.  

Creemos que compartiendo nuestros saberes, experiencias y aportando de modo cooperativo y solidario podremos pensar abordajes a la altura de tan complejas circunstancias.  Por eso, en esas jornadas de trabajo hemos estado pensando cuáles son los problemas comunes que afectan a las instituciones educativas y cuáles son las condiciones necesarias para que sea posible el “regreso al aula”, en un marco de responsable cuidado.  

En primer lugar, consideramos urgente y fundamental que se solucione el aspecto salarial de esta crisis para poder avanzar en la organización pedagógica de manera  progresiva, en este contexto inédito y particularmente exigente que requerirá un trabajo complejo con todo el equipo docente y de auxiliares. Mientras haya deudas e imprevisibilidad en el cumplimiento salarial estarán habilitadas las legítimas medidas de fuerza que se suceden.  Nos preguntamos hasta cuándo los responsables del sistema educativo seguirán desligándose de su deber de cumplir con lo estipulado en las leyes, afectando gravemente la subsistencia y atentando contra la dignidad de los/las trabajadores de la educación.

Asimismo, reiteramos nuestros permanentes reclamos sobre otros aspectos fundamentales que deben tenerse en cuenta para diseñar un proceso de vuelta al aula, como la resolución de los problemas de infraestructura; la limpieza, desratización y desinfección de los edificios escolares; la provisión de insumos y recursos humanos y materiales para la implementación de las estrategias institucionales que hagan falta; así como la disposición de  los espacios y tiempos de trabajo en equipo, organización, planificación y formación de docentes y auxiliares para desempeñarse profesionalmente en esta nueva y compleja coyuntura.  

Nos enfrentamos al nuevo desafío de repensar la escuela en un escenario inédito y muy críticoTenemos la enorme responsabilidad de recibir a los/las estudiantes y a sus familias en condiciones adecuadas para cuidar su salud, por eso deberemos tomar todas las medidas de bioseguridad pertinentes, según los protocolos que esperamos emanen de los Ministerios de Educación y de Salud de manera urgente, para poder comenzar a pensar cómo readecuar la organización escolar.

Nos parece importante contarle a la comunidad que este diagnóstico sobre el estado de situación y las respectivas propuestas se encuentran explicitados y desarrollados en un nuevo documento que elaboramos de manera colaborativa, y que ya ha sido elevado a las autoridades del Ministerio de Educación a través de la vía jerárquica correspondiente.

Además de pensar acciones tendientes al cuidado integral de las/los estudiantes y del personal de las escuelas, consideramos necesario aportar ideas para el abordaje de los graves problemas pedagógicos, estudiando cómo mejorar las propuestas de enseñanza y cómo contribuir al proceso de recomposición de vínculos comunitarios.  

Para que sea posible volver a las escuelas a trabajar y a educar como deseamos y todas/os las/os estudiantes merecen, resulta imperioso que los responsables políticos del sistema educativo garanticen el derecho a enseñar y a aprender enunciado en la Constitución Nacional y en las leyes de educación vigentes.  

No nos resignamos a la paralización, ni al desmantelamiento del sistema educativo,  ni al arrebato de derechos, ni a la destrucción  de las valiosas construcciones colectivas que entraman las instituciones de las que formamos parte. Necesitamos respuestas y soluciones urgentes y definitivas. ¡Queremos seguir forjando la educación pública de nuestra comunidad!

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí