La Asociación Padres y Amigos Síndrome de Down de Esquel (APASDECH) cumplió los primeros seis años de vida. La contingencia del coronavirus impidió el festejo normal pero no el deseo de seguir generando conciencia y proyectos dentro de la comunidad.

Mario Alarcón es el actual presidente de APASDECH, una entidad que  nace a mediados de junio del 2014. En diálogo con diario La Portada quiso valorar a todos los vecinos que de alguna u otra manera colaboraron durante estas seis temporadas. 

Comentó que lógicamente la pandemia del COVID-19 alteró el habitual funcionamiento institucional y recordó que por ejemplo a fines de marzo se vieron obligados a suspender el tradicional evento por el “Día Mundial del Síndrome de Down”.

Precisó que la Asociación está conformada por una treintena de personas y repasó luego el trabajo que llevan adelante en la ciudad. Aquí mencionó principalmente las charlas de concientización que organizan convocando a profesionales en la materia.  

En ese sentido subrayó el contacto que conservan con diversas organizaciones no gubernamentales del país y aseguró que ello posibilita preparar eventos puntuales tales como el taller de educación inclusiva celebrado a fines del 2018.

Avisó asimismo que la intención es continuar acercando a Esquel referentes nacionales en el campo de la discapacidad. Sabe bien que este tipo de jornadas abiertas a la sociedad son realmente enriquecedoras y sirven para generar conciencia. 

Uno de los hechos más trascendentales que rescató fue la incorporación de un joven con síndrome de Down al equipo del Viejo Expreso Patagónico “La Trochita”. Dijo que Juan lleva ya un par de años como trabajador en uno de los principales atractivos turísticos de la región cordillerana.

Abrir la mente

Por otro lado, Alarcón pidió “abrir la mente” y seguir promoviendo una verdadera inclusión laboral para las personas con síndrome de Down, solicitando que no sólo existan oportunidades dentro del ámbito público sino que además en el privado.

Explicó que la ley es clara y marca que las empresas proveedoras del Estado deben asegurar un determinado cupo. Consideró a su vez que hay una especie de “miedo” en el sector de los privados, el cual llamó a derribar.  

“La persona con síndrome de Down es un trabajador como cualquier otro. Por supuesto que se le debe encontrar el perfil laboral. Hay que seguir promocionando eso y concientizando de que se puede hacer tranquilamente”, amplió.

Aseveró que otro punto sobre el cual es necesario ahondar es en la inclusión educativa. “La ley dice que la persona con discapacidad tiene derecho a estar dentro de una establecimiento escolar común”, expresó en la charla con diario La Portada.

Para que exista “una verdadera inclusión la persona tiene que ser matrícula de una escuela común y acá en Chubut no se toma eso. Esa es una de las grandes discusiones que tenemos con las autoridades del Ministerio de Educación”, reconoció. Advirtió, por último, que en las escuelas solamente “se trabaja en lo que es integración social pero ser inclusivo es otra cosa”. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí