La cantidad de piletones, las dimensiones del complejo, el trabajo de incubación de ovas y los servicios para el turista convierten a la Estación de Piscicultura “Arroyo Baguilt” en una de las más importantes del país. 

Está localizada a la vera de la Ruta Nacional N° 259, camino al cruce fronterizo con Chile. Integra un corredor inigualable junto al paraje de Los Cipreses, el mundialmente conocido campo de tulipanes, los viñedos y las emblemáticas cascadas “Nant y Fall”.

La piscicultura fue creada a mediados de los 70, pero en la última década sufrió un profundo proceso de remodelación. Hace un par de años quedó reinaugurada luego de una obra que en su momento tenía un presupuesto cercano a los 11 millones de pesos.

La Dirección de Pesca Continental es la encargada de administrarla. Lo hace puntualmente a través del Área Técnica a cargo de Walter Frizzera. “Es modelo en la Patagonia”, no duda en señalar el profesional que lleva largos años trabajando en el organismo con oficinas centrales en la ciudad de Esquel.

En contacto con diario La Portada destacó que “Arroyo Baguilt” cumple dos funciones claras: una la productiva con el criadero de alevinos y la otra vinculada con la atención de los visitantes que en gran medida llegan hasta el lugar.

Comentó que con la Estación principal de la provincia se abastece de truchas a las pisciculturas rurales del interior dentro de un programa educativo que supone la incorporación del pescado a la dieta alimentaria no sólo de los alumnos y docentes sino que además de la comunidad en su conjunto.

Señaló, asimismo, que el otro gran destino de lo que genera el complejo está dirigido a los ambientes acuáticos del amplio territorio chubutense, sobre todo de la región cordillerana. En pocas palabras, se siembra en distintos cursos de agua.

Desove

Explicó que en gran parte la cadena comienza con las campañas de desove y obtención de ovas silvestres. Primero suele hacerse la fontinalis en Lago Engaño. Luego, desde agosto, es el turno de la marrón en la Laguna Larga y por último la arcoíris para octubre en proximidades de Río Pico.

Ponderó que los huevecillos capturados mediante el trabajo del Área Técnica, muchas veces en condiciones climáticas desfavorables, son enviados a la piscicultura para continuar con la etapa de incubación. “En el sitio también tenemos las truchas de criadero”, aclaró.  

Un poco de historia

Frizzera contó que el establecimiento se construyó en 1976, en sintonía con otras ubicadas en distintos puntos de la Patagonia como Tierra del Fuego, San Carlos de Bariloche y Junín de los Andes, todas dependientes del Estado.

“El objetivo en sus inicios fue de repoblamiento para la pesca deportiva. Baguilt incorporó diferentes transformaciones que la embellecieron. Con fondos del Consejo Federal de Inversiones en el 2012 se encaró una fuerte remodelación”, indicó.

Destacó que con el proyecto la piscicultura sumó oficinas, sanitarios y un salón para la atención de los turistas. Los pobladores de la zona exponen ahí sus artesanías. “Nosotros al año recibimos hasta 6 mil visitantes”, manifestó.

Recordó que son muchos las escuelas que deciden hacer el recorrido guiado e informarse sobre el funcionamiento del complejo. “Esta es una pasada obligada dentro de un corredor turístico importante”, remarcó en la charla con La Portada.

La entrada es libre y gratuita, con atención permanente durante toda la semana. “Mostramos lo que es la sala de incubación con 24 piletas, 20 piletas externas y 3 lagunas naturales donde hay reproductores para que la gente pueda ver”, amplió.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí