*Por Fabián Calabresse.

Me pareció interesante el nombre de esta sección ya que alude al conocimiento de temas que en oportunidades están fundamentados en dichos u opiniones; cuestiones que a menudo las damos por sabidas sin siquiera sospechar el valor de verdad que puedan o no tener, pero que las tomamos sin un sentido crítico y las usamos con el riesgo de construir a partir de ellas razonamientos o modos de actuar que de ser falsas nos llevarán por caminos equivocados.

Una pregunta que aparece frecuentemente es“por qué los psicólogos no atienden a amigos o familiares”. Yo completaría este interrogante con algo que muchas veces escuchamos decir, algo tal como “yo tengo buenos amigos, no necesito ir al psicólogo”. Bueno, no cabe dudas de la importancia de la amistad; en la frase anterior no se pone en tela de juicio esto, sino que refiere a si una relación de afecto como es la amistad puede reemplazar a una relación terapéutica cuando algún malestar de orden psíquico aparece.  

Aclarado esto pasamos a un concepto de importancia, es el concepto  de identificación, que es la forma original de vínculo afectivo, la primera operación psíquica llevada a cabo en el sujeto; alguien que se identifica con otro toma algo de este y lo hace suyo. En el caso de la amistad este mecanismo es bien notable, y si bien es un proceso inconciente, el resultado es esa sensación de comunidad y entendimiento con el otro, lo que conocemos como rapport.

Volviendo a la pregunta, si un vínculo creado por identificación como es la amistad hace que conozcamos al otro, se podría pensar en dirección a que si más te conozco más te comprendo. Entender al otro, sea amigo/a, pareja o cualquier otro vínculo de este orden implica ponerse en el lugar de aquel, sentir lo más cerca posible eso que al otro le pasa. Frases como “pensamos lo mismo”, “no hace falta que hablemos para entendernos”, “nos gustan las mismas cosas”, etc. son fenómenos que dan cuenta de que esas personas tienen un lazo identificatorio.

Demanda de tratamiento

Por ahí vendría el inconveniente, porque no es por el lado de la comprensión que podemos ayudar a quien lo requiera, me refiero al pedido de ayuda entendido como demanda de tratamiento por algo que le esté pasando, porque algo no puede resolver por sí mismo, cuando ya no dependa de su voluntad y por más buenas intenciones que reciba y que él mismo se proponga, hay algo que insiste y que resiste a los argumentos optimistas; ahí se requiere de un tratamiento.

Decía inconveniente porque es en tanto que más comprendo más me alejo del otro, de la posibilidad de poder captar algo de esa singularidad del que sufre. La comprensión implica pensar que a un hecho, acontecimiento o experiencia que ocurra se le pueda dar un sentido compartido y no es así porque cada sujeto tendrá sólo la posibilidad de relacionarse con su realidad subjetiva y a partir de ésta relacionarse con los otros.

Algo diferente

Hay algo diferente en una terapia, y que hace a su particularidad, se trata de una escucha flotante o sea una atención que va a apuntar a aquella singularidad significativa. Hay un recorte en la escucha que es a nivel del significante, palabra, silencio, lapsus, etc. Y no a nivel del sentido, ya que éste nos encarrilará en la ilusión de la comprensión.

Para concluir, luego de este rodeo necesario, podemos ver que no es lo mismo hablar con un amigo que con un terapeuta, son relaciones diferentes; pensar en hablar con un amigo o hacerlo con un terapeuta no implica una cuestión de grado, o sea uno no es mejor que otro.  Entonces, claro que siempre será mejor hablar y pasarla bien con amigos, ahora cuando haya un padecer ya no estarán estas dos opciones, ahí estarán el terapeuta y su paciente.

*Licenciado en Psicología (MP 0417).  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí