Instituto Futaleufú: Juntarnos para aflojar la dureza del presente

0

Bajo este título el Instituto Futaleufú emitió un documento en el que sostiene que “Chubut tiene alrededor de 800 millones de dólares deuda pública. Hasta el momento lleva pagado poco más de 84 millones de capital y más de 220 millones de intereses. Cuando tomó la mayor parte de esa deuda (2016-2017) las tasas de interés en dólares no eran menores al 7%. Los ingresos por regalías, como principal recurso para hacer frente a esa deuda, están hoy reducidos a mínimos históricos, producto de la caída estrepitosa del precio internacional del barril y sus consecuencias en la industria petrolera”.

Agrega que “en un horizonte optimista, la caída del PBI nacional prevista para este año rondará el 6 %. Algunos la ubican en el 10 %. Las palabras del Ministro de Gobierno José María Grazzini asumiendo que la provincia no está en condiciones de asumir el pago de los sueldos suenan a obviedad. También suena a una hipocresía más el poner a la pandemia del COVID-19 como la causa de una realidad que en verdad es preexistente. Si se quiere hablar de enfermedades, las expresiones del ministro no hacen más que confirmar la mitomanía que padece el gobierno de Mariano Arcioni”.

El texto indica que dicha enfermedad “se agrava cuando elige no asumir el virtual estado de default de esa deuda, pero sí se declara moroso e incapaz de cumplir con los empleados públicos. Así vemos cómo irresponsablemente el gobierno provincial -mientras cumple con los acreedores externos y deja de pagarles el sueldo a sus trabajadores- demanda continuamente el auxilio del Estado Nacional, como si el recurso fuese un derecho del que fuese acreedor y bastase sólo con pedirlo. Nada nuevo podemos esperar de la desidia de este gobierno provincial. Lejos de ser los trabajadores del estado provincial los únicos condenados de esta crisis, su consecuencia nos arrastra a todos los que habitamos el suelo del Chubut. Un virtual estado de parálisis económica y descomposición social nos va asfixiando progresivamente. Padecemos el contagio de una economía que no generamos. Somos víctimas, en la provincia y en el municipio, de funcionarios que nos cuentan lo que sucede como si fuesen espectadores y rehenes de su falta de iniciativa propositiva”.

Oportunidades

El documento es preciso al sostener que “no podemos resignarnos a esperar que las soluciones lleguen a nosotros como una bendición. Somos parte de un espacio político que cree que las oportunidades se construyen. Creemos en la política como herramienta de esa construcción. Desde ese lugar nos preguntamos si es cierto que desde el estado municipal no es posible imaginar respuestas extraordinarias en el contexto de una crisis de magnitud extraordinaria. Actualmente las sucursales locales de las empresas de servicio que prestan actividades comerciales en nuestra ciudad sólo pagan directamente al municipio su habilitación comercial, ya que el impuesto a los ingresos brutos lo tributan a través de convenios multilaterales a la nación. Nos preguntamos ¿por qué no podemos subir esa alícuota con un aporte mensual extraordinario durante el tiempo que dure la crisis? Un ingreso con una asignación específica”.

Se especifica, además, que “hablamos de los Bancos, las cadenas supermercadistas, las prestadoras de servicios telefónicos y de comunicación, los casinos, entre otras. Ninguna de ellas devuelve en inversión local. Se podrá mejorar seguramente la iniciativa, hasta desecharla por otra superadora, pero nos negamos a aceptar las respuestas de siempre, que nos conducen a la resignación de esperar recursos externos de coparticipación que sabemos sufrirán una baja sustancial. ¿Por qué no abrir una ronda de consultas y debates para ver qué hacer con las tarifas eléctricas, que para muchos ya son impagables? Si el municipio es la autoridad concedente del servicio ¿no es el primer responsable en la búsqueda de respuestas que no sean la de postergar vencimientos con pagos a futuro, que tampoco sabemos si se podrán pagar? Si la Cooperativa 16 de Octubre es la mayor empresa local, en su carácter de empresa social ¿no va de suyo solidarizarse con el pedido hecho por la Asociación de Comerciantes de gestionar ante CAMMESA la generación de un tipo de usuario comercial que por 6 meses pague tarifa domiciliaria? En virtud de la magnitud de la crisis ¿quién asume la voz de los usuarios ante CAMMESA la empresa mayorista proveedora de energía? CAMMESA (como distribuidora mayorista) e Hidroeléctrica Futaleufú (como una de las proveedoras de energía al tendido eléctrico nacional) ¿no pueden en la emergencia hacer un aporte extraordinario a todos los que habitamos la cuenca del río donde se genera el bien que ellos nos venden? Para explorar cualquiera de estos caminos es necesario que el Ejecutivo Provincial, el Municipio de Esquel y el Consejo de Administración de la Cooperativa asuman una iniciativa que por el momento parece direccionada sólo por la intermediación pasiva de la distribución y la voluntad recaudadora”.

Respuestas

El texto indica también que “las respuestas de siempre de su parte nos conducen a un encierro que no será sólo de cuarentena. Un ahogo que vuelve a ser oportunidad de saqueadores como los de la empresa minera. El ahogo donde se retroalimentan intereses de empresarios inescrupulosos y funcionarios políticos que, en el vacío de ideas para enfrentar la realidad de un mundo desconocido en conformación, no están a la altura de las circunstancias. Un mundo en el que los ciudadanos vamos a seguir peleando por consolidar y ampliar nuestros derechos, aunque algunos piensen que van a poder obviar o trampear la memoria de lucha de nuestro pueblo”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí