La sede vecinal del Barrio Chanico Navarro aún espera por el servicio de gas a tres años de su inauguración y el frío empieza a hacerse sentir. Allí, de lunes a sábado, funciona el comedor “Manos Solidarias”, que ante la contingencia sanitaria se encuentra entregando 400 viandas por día con ayuda de la Escuela 791 y la colaboración de vecinos.

El comedor “Manos Solidarias” abrió sus puertas hace dos años en la sede vecinal del Barrio Chanico Navarro, de la mano de la presidenta Elida Melin, quien vio la difícil situación que estaban atravesando muchas familias de la ciudad debido a la falta de trabajo. Hoy esta realidad se agravó aún más con la emergencia sanitaria por el coronavirus y creció la demanda de asistencia alimentaria.

Elida Melin, presidenta de la Junta Vecinal del Barrio Chanico Navarro, confió en diálogo con La Portada que “estamos desbordados, hoy estoy llegando con lo justo y ya a las 10 de la mañana me quedo sin comida así que no sé cómo voy a hacer en el invierno -que es cuando aumenta la demanda por la veda en la construcción”.

Ante la contingencia sanitaria, que generó que la demanda creciera, se sumó a cocinar la Escuela N° 791 con una olla de 20 litros y la elaboración de pan. Junto al comedor se encuentran entregando 400 viandas por día a vecinos de los barrios Ceferino, Estación y Bella Vista.

Melin sostuvo que “yo voy a sostener el comedor hasta donde pueda y cuando me vea desbordada voy a dar un paso al costado, pero hasta el momento venimos haciendo todo nuestro esfuerzo”.

Hoy, aseguró, que no les alcanza con cocinar un pollito sino con seis. “Con la emergencia sanitaria se sumaron veinte familias y todos los días se va acercando gente nueva que se encuentra en situación de calle, así que no sabemos qué va a pasar más adelante”, expresó.

El comedor funciona de lunes a sábado y se sostiene principalmente con la ayuda de los vecinos que a diario acercan donaciones de fideos, verduras, carne y pollo. La gente me ayuda más que el municipio y provincia, lo cual es entendible porque están ayudando a muchas familias”, declaró.

Con respecto a falta del servicio de gas en la sede vecinal, la vecinalista sostuvo que “estamos pasando mucho frío, el salón es una heladera y la gente que viene a comer acá lo padece”.

Señaló que Matías Taccetta, Secretario Coordinador de Gestión y Finanzas, le prometió que la semana pasada iniciarían con la conexión pero aún no pasó nada. “Hasta que no lo vea, no lo voy a creer porque escuché decir a Ongarato que no tenían fondos así que no creo que lo conecten”, lamentó y agregó que “voy a ver si alguien me dona un calefactor eléctrico porque estamos sin calefacción”.

Melin asumió que se siente desbordada por la cantidad de viandas que están entregando. “Voy a sostener el comedor hasta donde pueda y la gente me siga ayudando. El comedor siempre funcionó gracias a los vecinos y por eso se llama Manos Solidarias”, destacó.

Al finalizar expresó que “nosotros nos vemos reconfortados cuando vemos a los vecinos que se van con sus viandas, camperas y zapatillas. El otro día se acercó un hombre en situación de calle que nos trajo una rosa a cada una y nos dio mucha alegría porque se sienten contenidos, charlan y eso es lo que nos llevamos nosotros”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí