Más de 600 vecinas y vecinos de la ciudad vivían de lo que vendían en la feria de la calle Don Bosco. Los sábados, domingos y feriados se convertía en un paseo de compras y en una salida a la crisis económica. Hoy la situación se ha vuelto más crítica al no poder trabajar. Armaron un grupo de WhatsApp y Facebook para continuar ofreciendo sus productos pero las ventas mermaron.  

La feria en la calle Don Bosco comenzó a funcionar en febrero de 2017 como una alternativa a la falta de empleo. En octubre de ese año ya eran 300 las personas que se encontraban comercializando sus productos en diferentes puestos y hoy se estima que esa cifra ascendió a 600.

En la feria se pueden encontrar puestos de ropa nueva y usada, accesorios, calzados y comida a diferentes precios.

Hoy ante la emergencia sanitaria por el coronavirus y la disposición del aislamiento social, preventivo y obligatorio como medida preventiva, la feria dejó de funcionar y esas 600 personas que hacían su dinero del mes allí, hoy se las ingenian para sobrevivir.

Marcela Cirilo, feriante de la calle Don Bosco, contó en diálogo con La Portada que “la situación está muy complicada porque la mayoría de las chicas se hacía su plata en la feria”.

Como una alternativa hasta que se pueda habilitar nuevamente la feria, las feriantes resolvieron armar un grupo de compra y venta en WhastApp y Facebook.Es una forma de que la gente pueda seguir viviendo y sosteniendo a su familia en esta cuarentena”, aseguró.

Cirilo sostuvo que lo que más se vende es la ropa nueva y la comida. Ella elabora dulce casero, así que coordina un punto de encuentro y realiza la entrega con todos los recaudos establecidos. “El feriante vive el día a día, se trabaja de manera informal y no se cuenta con una seguridad económica. Nunca se sabe con qué plata vas a contar”, explicó.

Sin embargo destacó que hoy vive junto a su familia con la ayuda social que recibe del Estado y con su trabajo. También se mostró agradecida con los refuerzos alimentarios que recibió del municipio.

Cirilo comentó que en la calle Don Bosco trabajan cerca de 600 personas aunque advirtió que no se volvió a hacer un relevamiento así que esa cifra podría ser aún mayor. “Al haber tanta gente, se vendía mucha ropa nueva y comida así que se hacía una buena entrada de plata en una tarde”, planteó.

Hoy las feriantes se intercambian fotos de sus productos a través de grupos de WhatsApp y Facebook. Por lo general se compran entre ellas y advierten que las ventas han bajado mucho. “Con mucha suerte pueden llegar a vender una o dos prendas por semana y eso no te deja mucha plata; la situación está muy complicada”, manifestó la feriante.

Por último Cirilo precisó que “en el grupo sólo hay feriantes y nos sostenemos entre nosotras mismas por el momento. Vivimos una situación incierta porque no sabemos cuándo se va a regularizar todo pero volveremos a la feria cuando esté permitido”.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí