La jueza de garantías Mirta Moreno resolvió, recientemente, el cese de la totalidad de las resoluciones adoptadas por la Secretaria de Seguridad de la Provincia del Chubut en el marco de las medidas por aislamiento obligatorio dispuesto por el poder ejecutivo nacional. Ordenó, en ese sentido, que se cumpla con las recomendaciones del Ministerio de Seguridad de la Nación hasta tanto sea publicado el nuevo decreto de necesidad y urgencia suscripto en la fecha como la resolución número 44/2020 del Ministerio de Seguridad en el Boletín Oficial.

Esta información fue bien recibida por quienes cuestionaron- desde el primer día – las decisiones del Ministerio de Seguridad y la modalidad en que se llevaban adelante los controles de las personas que no acataban la cuarentena en la provincia.

Los defensores de los Derechos Humanos hicieron una presentación ante la Justicia y ésta emitió un fallo que deja a la provincia del Chubut en una compleja situación desde el punto de vista político.  

En la práctica, en realidad, una de las grandes modificaciones (y la que aparece como más clara en principio) para el vecino es que podrá concurrir al supermercado sin necesidad de tener presente la terminación de su Documento Nacional de Identidad. Por lo demás deberá ajustarse a lo ya establecido por el Gobierno Nacional y a las nuevas medidas adoptadas por el Estado Provincial las cuales deberán ser debidamente especificadas para evitar confusiones en la población.

Es ahora entonces cuando debe primar el sentido común y la conciencia comunitaria. Salir de casa sin una buena razón (trabajar, realizar compras necesarias o pago de servicios) no tendría que ser una opción porque hasta el momento el aislamiento es la única manera de minimizar el impacto del COVID-19. Y en la mañana del lunes se pudo observar una importante cantidad de vehículos circulando en la zona céntrica.  

Ese mismo sentido común y conciencia comunitaria debe ser aplicado por los vecinos que lleguen a la ciudad desde otras provincias. Es, sin lugar a dudas, perfectamente entendible que deseen regresar a sus hogares. No obstante también es lógico que se espere de ellos una absoluta observancia de las medidas sanitarias y el aislamiento de 14 días.

El esfuerzo de quedarse en casa, con todo lo que ello implica para cada persona y núcleo familiar desde lo económico hasta los menores detalles de la convivencia, es por el bien de todos.   

Foto: Imagen ilustrativa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí