La solidaridad aflora en los momentos difíciles. Y la emergencia sanitaria producto del avance del coronavirus en el mundo no es la excepción. Desde la confección de camisolines para el Hospital Zonal de Esquel, pasando por máscaras 3D, hasta las colectas de alimentos.

Hace varios días vecinos decidieron organizarse para juntar alimentos y enfocar la ayuda hacia un sector vulnerable.

En esta ocasión los beneficiarios son pequeños que durante la semana concurren a merenderos de dos barrios, Bella Vista y Ceferino.  

En diálogo con diario La Portada, Eugenia Camino, una de las organizadoras, explicó que a raíz de la cuarentena los merenderos tuvieron que dejar de funcionar. El agrupamiento quedó prohibido desde el 20 de marzo.

Repasó que ante esta compleja situación, y  junto a otras personas, evaluaron opciones de forma tal de no romper la medida sanitaria preventiva y, al mismo tiempo, dar una mano concreta.

De esta forma armaron una red de voluntarios que aportan alimentos.

“Organizamos una suerte de circuito en la ciudad para ir recogiendo las donaciones”, precisó en la nota, dejando en claro que la persona a cargo de pasar por los domicilios particulares en busca de los alimentos cuenta con el permiso de circulación obligatorio.

Las donaciones van a los merenderos y los referentes de estos espacios de contención social se encargan luego de distribuir entre los niños. “La gente que colabora cocinando algo rico en su casa y hace una acción solidaria”, destacó.

Valoró que “por suerte mucha gente quiso sumarse” a la campaña.

En poco tiempo formaron un grupo de 100 voluntarios, aproximadamente.

Dijo que, para quienes tienen la posibilidad, elaborar un producto una vez por semana no representa un gran gasto. Esa pequeña contribución significa mucho para las familias de bajos recursos.

Esto es una ayuda mínima para que los pequeños no pasen del merendero de las tardes a la nada”, recalcó Camino en la charla con La Portada. Al barrio Bella Vista van los sábados, mientras que al del Ceferino los lunes y miércoles. A cada voluntario se le asigna un día.

En cada reparto tienen una devolución de los encargados de los merenderos. “Nos dicen si la cantidad alcanzó o si es necesario hacer más hincapié en un determinado producto, es decir pedir más leche o galletitas por ejemplo”, agregó.

“Básicamente lo que necesitan es leche y preparan tortas. En estos días muchos de los voluntarios hicieron roscas o huevos de pascuas”, confió, añadiendo que la intención es continuar a lo largo de la cuarentena.  

“El objetivo inicial es mantener la ayuda el tiempo que dure el aislamiento. Veremos conforme empiecen a flexibilizarse algunas actividades, y si los comedores pueden empezar a cocinar de nuevo, quizás lo que hagamos sea llevar los ingredientes en ver de un producto cocinado”, amplió.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí