Un grupo de vecinas y vecinos del Barrio Matadero entrega viandas a más de 127 personas durante los días lunes, miércoles y viernes en la sede vecinal, cumplimentando con todas las medidas preventivas. El comedor se llama “Quedate en casa” y nació ante la pandemia. Reciben todo tipo de donaciones.

La iniciativa nació a partir de la contingencia sanitaria que se vive a nivel mundial por el coronavirus y que afecta a diversos sectores, en especial a las familias más vulnerables.

Belén, quien es una de las impulsoras del comedor solidario que funciona en el Barrio Matadero, trabaja en la Escuela 112 donde durante la primera semana de la emergencia sanitaria se compraron alimentos con la partida que recibieron. Si bien a la institución asisten alrededor de 130 niños, alcanzaron a armar 60 bolsas y fueron destinadas a las familias con mayores necesidades.

Como trabajadora de la Educación me fui a mi casa con preocupación porque habían quedado muchas familias sin ser asistidas en un contexto tan complicado como el que estamos viviendo”, relató Belén en diálogo con La Portada.

Fue así que decidió contactarse con Gladys, la presidenta de la Junta Vecinal del Barrio Matadero, donde ella también reside, y le comentó la situación. “Le pregunté qué posibilidades había de abrir un comedor comunitario a través de viandas para abocarnos a las familias más necesitadas dentro de la institución, a los adultos mayores del barrio y ver el día a día”, indicó.

La vecinalista no dudó en poner manos a la obra y realizó un relevamiento de los vecinos del barrio. “Nuestra idea era trabajar con 40 familias así que empezamos a buscar donaciones. La directora de la Escuela 112 nos prestó todos los utensilios y las ollas”, destacó.

Asimismo Belén recordó que “comenzamos con un guiso de arroz, que nunca me voy a olvidar y fue la prueba piloto, la idea era asistir a 40 familias y terminamos asistiendo a 70”.

El comedor funciona a través de la entrega de viandas los días lunes, miércoles y viernes en la sede vecinal del Barrio Matadero. Fue bautizado con el nombre “Quedate en casa” por la contingencia sanitaria que se vive a nivel global por el coronavirus. En tanto los martes y jueves se reciben donaciones de leche, té, mate cocido, chocolatada y galletitas que son entregados a modo de refuerzo los días viernes por la tarde para la merienda del fin de semana.

“Por una cuestión de resguardo, tenemos un equipo limitado con dos cocineras que son compañeras de la Escuela 112, que ni bien les compartí la imagen para recibir colaboraciones, se sumaron y además saben muy bien trabajar en la manipulación de alimentos, así que fueron muy bienvenidas”, valoró.

Belén comentó a modo de anécdota y como un fiel reflejo de la solidaridad de la comunidad que el primer día que abrió el comedor no tenían cebollas para preparar la salsa del guiso. “Entre las cuatro compramos 3 kilos de cebollas en el kiosco que está en frente de la sede vecinal y al mediodía la cebolla se multiplicó. Empezó a llegar gente con 1 kilo, 2 kilos y fue impresionante”, manifestó emocionada.

Hoy el comedor ya lleva cuatro semanas y se sustenta gracias a la permanente colaboración de los vecinos. Actualmente asiste a 127 personas, entre las cuales hay 68 familias y 15 adultos mayores. “La mitad de las familias son numerosas, con seis y ocho integrantes”, señaló. En tanto resaltó que “hemos recibido donaciones de todo tipo: bolsas de papas, pollo, fideos, carne, entre otros alimentos”. 

Para las donaciones se pueden comunicar con Belén al 2945-596358 o Gladys al 2945-469271.

También señaló que a los adultos mayores les acercan las viandas en tuppers a sus casas. “Son a quienes más tenemos que cuidar, no queremos que salgan de sus casas y puedan cumplir con la cuarentena. Lo mismo hacemos con las mamás solteras”, explicó.

Belén aseguró que cumplen con todas las medidas preventivas con el uso de barbijo, delantal y guantes. Mientras que en la sede vecinal colocaron un cartel donde recomiendan a los vecinos que antes de ingresar se tienen que desinfectar las manos para buscar sus porciones.

Por último, Belén expresó que “estamos muy agradecidos porque si bien nosotros somos los que ponemos la voluntad, las ganas de cocinar y llevamos los alimentos, esto es un trabajo en equipo. Si no tuviéramos las donaciones de nuestro pueblo esto no se podría concretar”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí