El yoga como práctica para generar nuestro bienestar

0

POR CRISTINA GARCIA BADIOLA DE “FUENTE BUENA”:

Yoga deriva del término en sanscrito yuj, que suele traducirse como UNION, la unión de la mente, el cuerpo y el espíritu. Yoga es totalidad. Patanjali, maestro hindú, creador de ¨Los yoga Sutras¨ define esta disciplina como el ¨Cese de las fluctuaciones de la mente¨.

El yoga es un Darshana, una filosofía, un punto de vista, que parte de una profunda mirada sobre la realidad.

Yoga es conocimiento y práctica, que conducen al desarrollo del ser en función de la mirada interna. Nos propone vernos como una totalidad, todos nuestros aspectos, físico, mental, emocional, energético, en conexión y colaboración.

Es el arte de volver a uno mismo, encontrar nuestros propios límites, ampliar nuestras fronteras y ser capaces de relajarnos en nuestro propio ser.

La filosofía yoga surge en India, de una cultura que se basa en el principio de ¨SanatanaDharma¨, la ley o el deber de colaboración universal. El yoga es una gran herramienta de conocimiento y transformación.

En los ¨Yoga Sutras¨, Patanjali, explica que el yoga consta de 8 pasos. Si bien en la actualidad, y posiblemente, muchas personas acceden a la disciplina a través del cuerpo y la práctica de Asanas (posturas), éste es sólo un eslabón de los 8 que conforman la práctica completa. Cada paso le da lugar al siguiente.

1 paso: Yama, se refiere a leyes universales, morales, valores, que controlan nuestras acciones y pulen nuestras actitudes.

2 Paso: Niyama: incorpora la disciplina y la conducta a nuestras acciones, es de orden individual.

3 Paso: Asana. Práctica de posturas, abordan el cuerpo físico, para su fortalecimiento, purificación y alineación.

4 paso: Pranayama, la respiración, se trata del control de la respiración, a través de técnicas, con el fin de cultivar la fuerza o energía vital (Prana).

5 Paso: Pratyahara, control de los sentidos, cuando la mente controla los sentidos, las distracciones y estímulos externos disminuyen  y la mente puede mirar hacia adentro.

6 Paso: Dharana, significa concentración de la mente o capacidad de dirigir la mente hacia un objeto y mantenerla allí.

7 paso: Dhyana,  meditación, acto en el que la mente se libera de contenido, se centra.

8 paso: Samadhi. Es el estado iluminado de concentración en lo absoluto, estado de entrega total.

Yoga es una práctica espiritual, el principal objetivo y donde se ha basado el estudio, es en el conocimiento y control de la mente.

Es importante que esta práctica se transforme en un hábito, desde la conducta y la disciplina, con total conciencia, dedicación, entusiasmo y compromiso, ya que tiene innumerables beneficios que impactan inmediatamente en la regulación, orden y equilibrio del ser.

Quienes están inmersos en el yoga conocen su nobleza, y los que no, tienen la posibilidad de conocerla.

En estos momentos, en particular, como en todo momento ¨crítico¨, se mueven ciertas estructuras y surgen muchas cuestiones, pensamientos, sensaciones, inquietudes, que estaban descansando en el fondo de nuestro ser. 

En medio del torbellino de la vida agitada acelerada, no nos detenemos a observar ese fondo, pero ahora en medio de la ¨quietud¨ todo eso sale a la superficie para que podamos verlo y abordarlo.

El Yoga es una gran respuesta para intervenir y generar hoy nuestro bienestar. Nos permite acceder a las herramientas internas que tenemos, para desarrollarlas y generar desde allí un sostén firme para nosotros mismos y nuestro entorno.

Somos un sistema, interaccionando con otros sistemas, inmersos en un gran sistema, que hoy, claramente nos está mostrando y pidiendo que necesita cambios estructurales, fundamentales.

Hemos saturado al máximo este gran sistema y todos los que lo conforman, llámese ambiental, económico, relacional, vincular, sistema de salud, educación.

Hemos abusado de todos ellos con falta de conciencia y sobredemanda, con ausencia de respeto de amor, valoración y cuidado, y aquí tenemos los resultados de dichas acciones, causa y efecto, ley del karma, (Karma significa acción) estas son las consecuencias de nuestras acciones como humanidad.

Todos hemos aportado a este caos, todos podemos aportar al orden. El yoga es muy claro, no nos dice “no hagas eso o aquello” sólo nos muestra cuál será la consecuencia, para que podamos hacernos cargo, nos impulsa a observar lo que sentimos, pensamos y hacemos, nos convierte en objeto de nuestra propia observación, nos convierte en ese observador que puede ver.

Nuestra responsabilidad hoy es poder hacerlo, en principio, en nosotros mismos, restablecer nuestro propio sistema, empezando por la práctica de Yama y Niyama, primer y segundo paso de este sistema de evolución, afianzando estos valores, dejando de ignorar quienes somos, regulando nuestra actividad mental, nuestros deseos e impulsos, purificando nuestro cuerpo, despertando nuestra real conciencia, reconociendo nuestros aspectos vitales, concentrando esa energía, amándonos, conectándonos espiritualmente, volviendo a la fuente, VALORAR LA VIDA.

El yoga a través del estudio y el análisis de la humanidad y su comportamiento, observa que el sufrimiento humano, a lo largo de la historia, ha sido y es una constante y determina 5 razones, aflicciones (Kleyas) fundamentales como causa y origen. La ignorancia (de quien uno es), el apego, el rechazo, el ego y el miedo a la muerte.

A través del yoga podemos entrar en el entendimiento y comprensión de estas aflicciones, disminuirlas, transformar nuestra vida.

La intención no es que el yoga se transforme en un refugio en donde nos sintamos a salvo, la intención es que podamos entrar en este sistema de evolución, de movimiento evolutivo, permanente, desde adentro hacia afuera. Restableciendo la unidad de nuestro ser, el pulso correcto de la unidad.

Este es un momento, un suceso histórico, gran parte del mundo se ha detenido, entremos en ese silencio, escuchemos.

Todos podemos practicar yoga, en todas y cada uno de las etapas evolutivas, con las adaptaciones necesarias y adecuadas. Mientras haya respiración, la práctica es posible.

Cualquier puerta que nos abra al yoga, es válida, ya sea una molestia física, tensión, stress, ansiedad, disfunción del sueño, problemas respiratorios, lesiones, agotamiento, necesidad de cambios, de conexión.

Todo desorden se ha generado desde un orden, en consecuencia de las malas decisiones, malos hábitos, experiencias traumáticas. Cuando lo hacemos visible o consciente, podemos intervenir en él, y retomar el camino del orden, nuestra capacidad de regeneramiento es infinita.

En estos momentos, existen prácticas específicas y completas para abordar los desajustes, alteraciones que se puedan presentar, yestabilizar. Sobre todo la función del sueño, y me detengo aquí en particular, porque es fundamental que observemos esto y resolvamos un buen descanso. Durante la noche, mientras dormimos, se restablece toda la regeneración celular, el reseteo de cada órgano, se equilibra y fortalece el sistema nervioso, y se ordena la información que acumulamos en la mente, fundamental ordenar y equilibrar esta función, con lo cual, podemos inducirnos a un buen descanso, si nos tomamos un instante al acostarnos, sin pantallas, ni estímulos externos, y comenzamos a hacer un recorrido por nuestro cuerpo permitiendo que desde los pies a la cabeza , cada parte, se vaya soltando y relajando, al igual que la mente, liberar todos los acontecimientos del día, dejar pasar los pensamientos sin que ninguno se detenga, despejar la mente, enfocarnos en la respiración suave y profunda y dejar que poco a poco se vaya aquietando, con la intención de entrar en el silencio y el adecuado descanso.

Estas prácticas específicas de las que hablaba anteriormente, dedicadas por ejemplo a la ansiedad ( que se despierta cuando nos enfocamos en el futuro, y se relaciona con el miedo y la incertidumbre) o el stress (cuando  lo que estamos viviendo nos desborda), o al fortalecimiento especifico por ejemplo del sistema inmunológico. Es importante en estos momentos poder intervenir en lo que necesitamos, y propiciarnos bienestar.

La práctica del yoga tiene innumerables beneficios: ayuda a fortalecer y a apreciar el cuerpo, aumenta la flexibilidad, libera tensiones, mejora el funcionamiento del organismo, activa el metabolismo, promueve la salud cardiovascular, renueva el sistema celular, fortalece y mantiene la elasticidad de los huesos, equilibra el sistema digestivo, circulatorio, endocrino y respiratorio, clarifica, aquieta y activa positivamente la mente, refuerza el sistema inmunológico y equilibra el sistema nervioso, nos mantiene vitales, mejora el estado de ánimo, regula el sueño, mejora la postura y el equilibrio, reduce el stress, facilita la relajación, mejora la concentración, genera estabilidad emocional, otorga paz interior, la expansión de la conciencia, la integración y optimiza la energía vital.

Mi dedicación y compromiso están en este camino, desde el Centro Fuente Buena (centro de terapias complementarias) junto con Valerie Ofarrell, hemos colaborado en la trasmisión y expansión de la enseñanza del yoga, a través de distintas formaciones que hemos concretado, semillas que han germinado y hoy están activas. El yoga se ha expandido en nuestra comunidad, lo cual es maravilloso, y sé que todos estamos con total conciencia unidos y trabajando por y para el bienestar.

He tenido la bendición de encontrar maestros maravillosos, que me han sabido guiar y me han trasmitido esta enseñanza con total respeto, y seriedad, siempre impulsándome a continuar con la formación, en este amplio conocimiento, que pude palpar y vivenciar directamente desde la cuna del yoga, India, un lugar en donde se practica, se respira, se vive el yoga. Un espacio propicio para la comprensión e impregnación de esta disciplina.

Continuo hoy mi formación y trabajo personal, con la escuela de Krishnamacharya, la cual trasmite la enseñanza tradicional del yoga.

Agradezco a mis maestros y a quienes acompañan mi proceso de aprendizaje, a los practicantes con los que comparto este camino, gracias por la confianza, la entrega y el compromiso, a todos los que difunden. Gracias al YOGA.

Omshantishantishanti (este es un pedido de paz para la humanidad), simplemente siéntate, cierra tus ojos, respira profundo y repite internamente. El primer Shanti (paz) es para la humanidad, el segundo para tu entorno, el tercero para vos mismo. Omshanti para todos. Que nuetras mentes se iluminen para el bienestar de todo lo vivo, de todo lo existente. Namaste.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí