El agua es un nutriente esencial para la vida. Cumple un rol clave en el funcionamiento del organismo. De ahí la necesidad de mantener un adecuado balance hídrico corporal.

Diario La Portada conversó con la Licenciada en Nutrición, Laura Rossi, sobre la importancia de tomar agua (un hábito que no todos respetan con la regularidad deseada), los beneficios de estar bien hidratados y la cantidad de ingesta diaria recomendable.

Explicó primero que el agua es “la combinación de hidrógeno y oxígeno, la base de los líquidos corporales”. Constituye más de 2/3 de nuestro peso. “Todas las células y órganos necesitan de este nutriente para funcionar”, remarcó.

Respecto al rol que desempeña, detalló: “Ayuda a la hidratación de la piel, lubrica articulaciones, es componente de la saliva, regula la temperatura corporal, permite prevenir el estreñimiento, mejora el funcionamiento de los riñones y evita la retención de líquidos”.

Agregó que además “es buena para la digestión de alimentos, facilita la eliminación de desechos, facilita el transporte de oxígeno y de nutrientes a todas las células del cuerpo, ayuda al buen funcionamiento cardiovascular. Tiene una gran cantidad de funciones”.

Cantidad diaria

Consultada sobre el consumo recomendado, respondió que tal como establecen las guías alimentarias para la población argentina “lo ideal es tomar ocho vasos diarios”, el equivalente a dos litros. Consideró que “puede ir cambiando en virtud de las necesidades individuales”.

Incide, entre otros factores, el peso de la persona, la edad, el nivel de actividad física y el clima. “Si es un día caluroso se requiere mayor volumen entendiendo que es más elevado el riesgo de deshidratación”, amplió la especialista.

Dejó en claro luego que la hidratación es con agua. “Si bien el té, mate, infusiones, caldos y la leche -por ejemplo- nos proveen de líquidos, no es lo mismo. El agua es la principal fuente”, afirmó. 

Señaló que en la actualidad corre la moda de las aguas saborizadas y aclaró que “no son totalmente naturales. Esta clase de bebidas siempre aportan azúcar (calorías vacías) o mucha cantidad de sodio y eso lleva a la deshidratación”.

Dijo la Licenciada Rossi que el consejo a la población es hidratarse en base a agua, agregando que de todas maneras “si uno luego quiere tomar un vaso de jugo en el almuerzo o en la cena, no hay mayores inconvenientes”.   

Por otro lado, explicó que la deshidratación ocurre cuando el cuerpo no recibe la dosis necesaria de líquido y acotó que este suceso puede ser consecuencia además de afecciones tales como la diarrea, fiebre, vómitos, sudoración excesiva, etc.

Los síntomas frecuentes en el caso de que sea leve son: sed, boca seca, orinar mucho, piel seca, dolores de cabeza y calambres musculares. Algo más grave lleva a la confusión, mareo, taquicardia o hasta un desenlace fatal”, describió.

En cuanto a las medidas para sortear la deshidratación, aconsejó “tomar ocho vasos por día o dos litros, evitar las bebidas azucaradas y el alcohol, tener una botella de agua siempre a mano, no esperar tener sed para hidratarse, y ofrecer agua a los niños y adultos mayores”.  

Resaltó que siempre el agua debe ser segura. “Si tiene olor o gusto feo lo ideal es agregar en un litro de agua dos gotas de lavandina y dejar reposar mínimo media hora antes de consumir”, completó.          

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí