El comienzo de un nuevo año, casi siempre, trae aparejado la renovación de las expectativas personales y colectivas. Creer que el cambio de fecha en el calendario modificará lo que consideramos necesario que así sea es una máxima en el marco de los tradicionales festejos de fin de año.

Sin embargo la realidad muestra que no siempre es así. De hecho la actual situación que atraviesa la provincia, ante la demora en el depósito de aguinaldos y falta de pago salarios, es un claro ejemplo de ello. El reclamo de los trabajadores estatales no es muy diferente al llevado a cabo durante los dos últimos años.

Las esperanzas, para algunos, estaban centradas en el cambio de Gobierno a nivel nacional pero las medidas económicas adoptadas en las primeras semanas de la presidencia de Alberto Fernández no conforman a todos los sectores de la sociedad.

Los aumentos de alquileres, servicios, monotributo, etc. continúan a la orden del día y renuevan la preocupación de las familias que ya no encuentran gastos a los que aplicar un “recorte”. El ya escaso presupuesto familiar se resiente con la implicancia que ello tiene en el movimiento económico.      

Es claro que la nueva gestión nacional necesita tiempo para encontrar el camino que le permita aplicar un plan de gobierno acorde a las actuales circunstancias económicas del país. Pero entre tanto eso sucede todos deben seguir enfrentando aumentos cada vez más difíciles de absorber lo cual se traduce, por ejemplo,  en el cierre de pequeñas empresas. El sustento de miles de familias sigue siendo afectado y ese no es un dato menor.

Las soluciones no son mágicas, pero sí urgentes y necesarias para que el voto de confianza depositado en las urnas el pasado mes de Octubre no se trasforme en desilusión y creciente descontento. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí