Se concretó, recientemente, la entrega de 4 bipedestadores para niños fabricados por los estudiantes del Curso de Carpintero de Banco del Centro de Formación Profesional N° 655 a las autoridades de la Escuela N° 523 y a representantes del Hospital Zonal Esquel.

Cabe mencionar que la entrega fue organizada por el instructor del Área de Industria de la Madera, Lucas Rodríguez y el Jefe General de Enseñanza Práctica Cristian Morilla quienes coordinaron la recepción de dos de los bipedestadores por la Directora Débora Medrano y la Vicedirectora Silvina Villarroel autoridades de la Escuela N° 523.

Con la participación del egresado del Curso de Carpintero de Banco Marcelo Palandri se llevó a cabo la entrega de los elementos al Servicio de Rehabilitación del Hospital Zonal Esquel. Los bipedestadores fueron recibidos por la Jefa del Servicio de Rehabilitación Gilda Vilches quien estuvo acompañada por la licenciada en Terapia Ocupacional Valeria Marun y la Kinesióloga Andrea Pizzolito.
En ambos casos los responsables de la recepción se mostraron muy agradecidos por el aporte realizado por el Centro de Formación Profesional N° 655 y destacaron la importancia de estos equipamientos para la rehabilitación de los pacientes y la complejidad que tienen para adquirirlos. 

La propuesta de fabricación de los dispositivos surge a partir de la gestión de fondos realizado por el equipo directivo del Centro N° 655 a través del Programa de Educación para el Trabajo y la Integración que prevé financiamiento para este tipo de acciones.

El proyecto fue llevado adelante por los estudiantes del curso de Carpintero de Banco del CFP con el acompañamiento y supervisión del Instructor del curso Lucas Rodríguez. Y durante el proceso de fabricación se contó con el aporte y acompañamiento de la licenciada en Terapia Ocupacional Valeria Marun, miembro del equipo de Rehabilitación del Hospital Zonal Esquel, quien accedió a evacuar dudas e inquietudes sobre las prestaciones y cuestiones técnicas de funcionamiento de los dispositivos permitiendo de esta manera la construcción adecuada de los mismos.

“Este proyecto fue un desafío muy grande para los estudiantes y para mí como instructor debido a la complejidad del proyecto, que no solo es algo muy distinto de los trabajos generalmente realizados, por el tiempo de ejecución del proceso, por el sistema de fabricación, sino más que todo por saber a quienes iban destinados, las prestaciones que tenían que tener y la importancia que tiene para mejorar la calidad de vida de los niños y niñas que los necesitan para realizar su rehabilitación. Fue muy gratificante colaborar con un granito de arena, y ojala sea de mucha utilidad para quienes los necesiten”, manifestó el instructor del Curso. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí