Podría perder la pierna si no la operan de urgencia

0

Vecina del barrio Ceferino vive junto a su familia en una casa abandonada sin luz, baño ni gas. Pero la mayor preocupación tiene que ver con su pierna, y la posibilidad de que se la tengan que amputar si las autoridades sanitarias no autorizan la prótesis que le permitiría ser sometida a una intervención quirúrgica.

Es una situación desesperando la Rosa Antinao, quien día a día ve empeorar su estado de salud y sus condiciones de vida. Esto repercute en sus hijos y pareja, con quien a duras penas sobrevive en una casa que ocupan desde hace varios meses en Mitre al 100 de esta ciudad.

Todo comenzó hace casi 5 años, cuando Rosa camino a su trabajo se tropezó con la obra de una vereda. Y lo que empezó como una lastimadura se transformó en una herida dolorosa que pone en riesgo su vida.

“Tengo un problema de salud con mi pierna por el cual me tienen que operar para colocar un espaciador”, manifestó a este medio. “El espaciador es una prótesis, como la que ya tengo colocada, pero como está rota  necesito que la cambien y tengo que viajar  para que me operen lo antes posible”.

Antinao recordó que en mayo de este año viajó para ser atendida por especialistas, “tenía que volver el 27 de junio a operarme, era una operación urgente, pero todavía no puedo viajar porque no responden de Rawson. Lo que me dijeron los doctores es que tengo infecciones en todo el cuerpo y los órganos se empiezan a perder”.

La vecina del Ceferino actualmente puede caminar con dificultad y sólo se mueve con muletas en caso de extrema necesidad, no tiene trabajo y el único ingreso que tiene es  a través de una pensión. 

Sobre el accidente que puso en riesgo su pierna comentó que “un día me caí en por una tanza que dejó la gente que estaba trabajando en la vereda, me raspé la pierna y en un primer momento no me dolía ni nada”. A los tres meses “me empezó a doler y los médicos querían cortarme la pierna. Me negué a eso y me trasladaron a Buenos Aires donde me colocaron una prótesis. Ahí sufrió una infección, porque los de la salita me trajeron una crema en un pote que no estaba esterilizado. Me agarró una infección en la pierna y en el hospital me apretaron tanto para sacarme toda la materia acumulada que me rompieron tejidos, carne y piel”.

Otra vez “me derivaron a Buenos Aires y me dijeron que si me hubieran lavado enseguida no hubiese tenido tantas complicaciones. Porque hicieron las cosas mal, mala praxis. Ahora estoy con la pierna abierta, con el espaciador que me tienen que cambiar. Pero falta que en Rawson hagan el trámite para que llegue el espaciador”.

A la delicada situación de su salud, Antinao mencionó que se agrega la precaria economía familia. “Por otro lado estoy esperando que el intendente firme la constancia de donde vivo para que me den la luz, necesito que el intendente me dé una nota diciendo que vivo donde vivo. Ya lo fui a ver cuando me metí en este lugar que es fiscal”.

Reconoció que ocupa una vivienda porque no tiene un lugar alternativo para vivir, “la mayoría dice que no puedo estar porque estoy usurpando. En Tierras Fiscales me dicen que no puedo estar, que no me van a dar el papel porque estoy usurpando, pero necesito ayuda para tener luz”.

El lugar dice que “quedó vacío luego de que falleciera una pareja de adultos mayores: entramos porque no teníamos donde estar  y los primeros años no podía ni moverme. Mi pareja agarraba pocas changas y todavía sigue desempleado. La verdad que estamos bastante complicados”.

Por ello hizo hincapié en que necesita que “el intendente entregue el papel firmado diciendo que vivo acá así me dan la luz. Porque me dejaron estar acá hasta que consiga una vivienda o un terreno porque no tenía otro lugar a donde ir”. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí