La crisis económica y la imposibilidad de pagar los  aumentos de las tarifas de los servicios es una de las aristas – que desde hace más de tres años – preocupa a un grupo de vecinos que conformaron una Multisectorial para intentar encontrar alternativas que permitan frenarlos.

El camino no es sencillo (rara vez lo es cuando se defienden derechos) y si bien son escuchados en determinados ámbitos lo cierto es que sus proyectos de ordenanza y reclamos “duermen en algún cajón”.

En esta entrevista con La Portada, Patricia Berra docente de educación especial jubilada, relata los inicios de la Multisectorial contra los tarifazos y las acciones llevadas adelante las cuales aún esperan resultados concretos por parte del Honorable Concejo Deliberante.

La Portada: ¿Cómo se conformó la Multisectorial contra los tarifazos?

Patricia Berra: Yo pertenezco al Instituto Futaleufú y desde 2016, cuando se liberaron las tarifas de luz, comenzamos con un grupo de vecinos a intentar tener respuestas de las autoridades en contra de esos tarifazos para que nos permitiera a los vecinos de Esquel pagar las boletas en forma normal. Lo primero que hicimos fue presentar un proyecto de ordenanza en el Concejo Deliberante pidiendo una audiencia pública en la que los vecinos pudiéramos discutir y opinar antes de seguir sufriendo los aumentos. También queremos rediscutir el Convenio que tiene el Municipio con la Cooperativa 16 de Octubre. Algunos de los vecinos que nos juntamos por esto luego armamos el Instituto Futaleufú. Desde allí seguimos realizando acciones y cada vez se acerca más gente porque este es un problema de todos los vecinos de Esquel. Apostamos a la construcción desde lo colectivo y en la unidad de todos espacios. Llamamos, además, a vecinos que tuvieran una representación (partidos políticos, sindicatos y organizaciones sociales).

L.P: ¿Qué acciones llevaron adelante y con qué resultados?

P.B: Retomamos el pedido por la audiencia pública y la discusión del convenio con la Cooperativa, nos acercamos a la Defensoría del Pueblo buscando otros canales de intervención para solicitar, con este apoyo, al Concejo Deliberante la declaración de la emergencia tarifaria y de servicios como por ejemplo el transporte. Trajimos, además, a gente que nos explicara cómo se compone la tarifa de luz porque cuando se reclama por algo lo primero es saber de qué se trata.  Si bien queremos la rediscusión del Convenio con la Cooperativa no creemos que la Cooperativa en sí misma sea la responsable del aumento porque es la distribuidora en el último tramo. Estos aumentos tienen que ver con las leyes nacionales y con el modelo de país que se instauró a finales del 2015 con la aplicación de políticas neoliberales. Pero cuando pedimos que el Concejo Deliberante y el intendente (Sergio Ongarato) tomen cartas en el asunto es porque creemos que quienes  deben garantizar el derecho al acceso a la energía, por parte de todos los ciudadanos, son las autoridades políticas de la ciudad. Si esto se delega en la Cooperativa 16 de Octubre se tiene que conservar la posibilidad de controlar cómo se establecen los costos porque no es posible que la Cooperativa pueda no trasladar todos los costos al usuario si el Estado municipal asumiera la responsabilidad de controlar e implementar políticas públicas que le permitieran a la Cooperativa sobrevivir y a los usuarios pagar costos bajos de energía. Esto no solo tiene que ver con la economía individual de los vecinos, sino con la economía de toda la ciudad. Queremos, además, que queden plasmados los derechos de los consumidores en ese Convenio. Los resultados son que nos escucharon, pero el proyecto de ordenanza nunca se discutió en el Concejo Deliberante. Cada año volvemos a hacer el pedido para su tratamiento y agregamos el pedido de emergencia tarifaria. En el Concejo nos reciben y escuchan, pero las propuestas pasan a comisión y duermen en algún cajón. Cuando decimos que tenemos una democracia funcionando y que en el Concejo tenemos participación desde la Banca del Vecino esto es cierto a medias y así no sirve. La participación ciudadana queda en que te escuchan y coinciden en algunos puntos, pero si eso no se traduce en políticas públicas concretas no sirve.

L.P: ¿Qué es lo más complejo del trabajo en la Multisectorial: la organización o encontrar respuestas?

P.B: Construir espacios de unidad implica dejar diferencias menores de lado para dar paso al objetivo principal que nos une. La unidad es posible y los vecinos de Esquel sabemos priorizar. Sí, es difícil sostener en el tiempo el trabajo cuando las autoridades ante las que reclamamos hacen oídos sordos y no dan respuestas. Igual volvemos a intentar. Hoy estamos acompañando el reclamo de los estatales que genera una dificultad mayor.

L.P: ¿Cree posible que los tarifazos puedan retrotraerse con un eventual cambio de gobierno en diciembre?

P.B: No sé si retrotraerse totalmente, pero sí creo que puede haber cambios porque los aumentos tienen que ver con un modelo de país con políticas neoliberales. Creo también que estos cambios pueden tener lugar, más allá de una modificación en el Gobierno Nacional, si el intendente es capaz de abandonar una mirada del Municipio en la que solo se prioriza la administración. Si se pone a la cabeza de las necesidades de su pueblo y de gestor de recursos para ver de qué otras maneras se puede distribuir y generar recursos, instancias de trabajo y desarrollo también se puede conseguir.

L.P: ¿Los servicios esenciales son considerados derechos humanos?

P.B: En los organismos internacionales como Naciones Unidas son considerados derechos y este es nuestro argumento. Las condiciones dignas de vivienda incluyen el acceso al gas, luz y agua potable.

L.P: ¿Cómo imagina a la ciudad en los próximos años?

P.B: Estamos en medio de una crisis local, provincial y nacional. No será fácil, pero apostamos a que haya un cambio de mirada política y de la forma de gobernar la ciudad y el país que permita el desarrollo de Esquel. Si esto no sucede la crisis se profundizará. Si el intendente no es capaz de tomar conciencia de la gravedad de la crisis cuando no pueda pagar los sueldos de los empleados municipales, dentro de algunos años Esquel tendrá mayor desempleo. La gente tendrá mayores dificultades para pagar sus impuestos y acceder a la salud pública. Si no logramos pararnos desde otro lado Esquel irá hacia atrás. Trabajamos para que eso sea diferente y cuando presentamos un reclamo este va acompañado de una propuesta.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí