Fotógrafo, contador, psicólogo, maquillador, biólogo marino, abogado, ingeniero mecánico y veterinario, son algunos de los oficios que los alumnos del último año de la Escuela Bilingüe “Puerta del Sol” comenzarán a conocer en el transcurso de estos días a partir de la materia Proyecto Vocacional. Una ayuda para definir los próximos pasos luego del secundario.

Los estudiantes de sexto transitan los últimos meses en la Secundaria. Son momentos de sensaciones encontradas: por un lado la alegría de ponerle cierre a una etapa y, por el otro, la responsabilidad de plantearse una ocupación entrada la vida de adulto responsable. Pequeño desafío en un contexto convulsionado.

En “Puerta del Sol” implementan una interesante iniciativa para que el horizonte de los adolescentes asome con un poco más de claridad. En Proyecto Vocacional, materia a cargo de Nahilin Roberts, ya se designaron “tutores” para que actúen de guía. Son especialistas en distintos campos, desde la fotografía hasta la biología marina.

María Elena Cossu, presidenta de la Fundación Escuela Bilingüe, conversó con diario La Portada sobre el trabajo que llevan adelante pensando en que los alumnos tengan herramientas para encontrar una vocación, un futuro cerca de una profesión en particular, un hobby o un estilo de vida que los conduzca en última instancia a lo primordial: ser felices.

Contó que luego de un proceso de evaluación y análisis, los chicos fueron definiendo perfiles. “Tenemos quienes desean ser contadores, maestros cerveceros, fotógrafos, biólogos marinos, ayudante de veterinarios, etc. Estamos hablando de una carrera universitaria, terciaria o incluso si quieren emprender un viaje”, señaló.

Reveló luego que la institución -de Trevelin- busca los guías para completar al menos tres entrevistas en lo que quede del año. La idea es hacer una primera aproximación a la especialidad que cada uno elija. Tras los encuentros “se realiza una práctica para ver que la carrera seleccionada sea la que ellos se imaginan”, añadió.

Segunda experiencia

Reveló que la propuesta nace el año pasado y ahora “estamos transitando la segunda experiencia”, indicando que el balance “viene siendo positivo” producto fundamentalmente del interés de los estudiantes y la amplia gama de carreras escogidas. “En el 2018 tuvimos, por ejemplo, algunos con ganas de ser abogados y otros estudiar astrofísica”, comentó.

Mencionó el caso de un joven interesado en la biología marina. “Vía Skype charlamos con profesores de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco en Puerto Madryn. Es una carrera que pueden empezar en la Sede Esquel y continuar en la Costa. Lo invitaron incluso a viajar para una práctica”, indicó.

Por otro lado, la presidenta de la Fundación ubicada en el “Pueblo del Molino” quiso destacar la buena predisposición de los diferentes tutores convocados por el establecimiento educativo y ponderó, además, que asumen el trabajo con total compromiso. El grado de involucramiento es grande, enfatizó.

Precisó que el objetivo principal de Proyecto Vocacional es “evitar la frustración de los chicos” y dar insumos para que puedan encontrar ya sea una vocación o una profesión. La docente a cargo “los prepara para que no se frustren en la Universidad. Para concluir, valoró el trabajo de Nahilin Roberts, Mariela Sánchez, coordinadora de Proyectos, y Ezequiel Martín, director del Secundario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí