Una esquelense que brilla en Egipto

0

Samira Boudargham es una joven esquelense, profesora e intérprete de Danzas Árabes que, a sus 25 años, decidió cumplir el sueño de toda su vida, conocer Egipto y el Líbano, la cuna de las danzas orientales y la tierra de sus ancestros.

Durante muchos años trabajó y ahorró para poder realizar este viaje y, desde comienzos del mes de junio, se encuentra viviendo en El Cairo (capital de Egipto), donde trabaja y al mismo tiempo continúa aprendiendo técnicas y estilos de Danzas Árabes.

Samira estudió Danzas Árabes en Esquel hasta los 17 años, con distintas profesoras como Mónica Hambra, Moira Orué y Karem Boudargham. Luego se fue a vivir a Buenos Aires y estudió en la Escuela de Amir Thaleb (Arabian Dance School), donde se recibió como maestra e intérprete.

En diciembre de 2018, luego de muchos años de trabajar y ahorrar para cumplir este sueño, decidió comprar su pasaje, se lo comentó a una gran amiga que vive en El Cairo, quien le hizo el contacto para trabajar allí y de esta manera comenzar a cumplir su sueño.

 

Cumpliendo sueños

 

“El viaje comenzó hace mucho tiempo, porque yo bailo desde los 4 años y mi sueño siempre fue viajar a un país del Medio Oriente”, confesó Samira en diálogo con La Portada, señalando a la vez que, con el paso de los años, ese sueño se hizo más específico.

“Yo quería conocer Egipto porque es considerado la cuna de la danza Oriental y el Líbano porque mi bisabuelo materno viene de ese país, llegó a la Argentina hace muchos años y nadie de mi familia pudo volver allí”, comentó y remarcó que muy pronto podrá conocer a su familia en el Líbano.

Hace dos meses que esta joven esquelense trabaja en el Nile Maxim, un barco que navega en el Río Nilo. “Estoy muy feliz, trabajo todas las noches, de domingo a domingo, es una gran responsabilidad, porque tengo que estar lista todos los días y cuidar muchísimo la salud”, manifestó.

“Es la primera vez en mi vida que trabajo tan intensamente con la danza y realmente creo que no hay nada más lindo en esta vida que cumplir los sueños y trabajar de lo que a uno le gusta”, agregó al respecto.

 

Adaptación y experiencias

 

En cuanto a su adaptación en Egipto, Samira contó que llegó a El Cairo en pleno verano, con altas temperaturas todos los días, pero sostuvo que las soporta muy bien porque le gusta el calor.  “Me gusta mucho vivir en El Cairo, es una ciudad muy rica en historia y cultura, la gente es muy amable y divertida”, afirmó.

“Tuve la experiencia de bailar y que siempre haya público egipcio y de diferentes países árabes, es algo de lo que se aprende muchísimo porque tuve que hacer una adaptación de mi danza al estilo de acá que es el verdadero estilo y soy muy feliz de poder estar aprendiendo”, agregó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí