Finalmente la semana pasada se resolvió que hasta que se termine de arreglar el techo de la Escuela 735, los alumnos retomarán las clases en la Escuela 210 y el Centro de Encuentro. Por su parte, la estudiante Laura García aseguró que continuarán con la lucha por un edificio nuevo.

Hace veinticinco años que la comunidad educativa de la Escuela N° 735 se encuentra solicitando la construcción de un nuevo edificio. Hoy es la única institución que no cuenta con un Salón de Usos Múltiples ni la cantidad de metros cuadrados que corresponde para la matrícula que posee. El reclamo es histórico y urgente.

“Durante estos años hemos normalizado un montón de situaciones porque hemos tenido principios de incendio, dolores de cabeza por pérdidas de gas y hemos estudiado con las camperas puestas por no tener calefacción, pero este año decidimos decir basta”, contó en diálogo con La Portada Laura García, alumna del último año de la Escuela 735 y secretaria del Centro de Estudiantes.

La última inspección en el edificio que le valió su inhabilitación parcial arrojó un sinnúmero de irregularidades: puertas que abren hacia adentro, caloramas rotos, problemas en la mampostería, el techo roto, entre otras.

Hace unas semanas provincia inició el reemplazo total del techo en cinco aulas del establecimiento y se estima que en sesenta días estaría finalizado. Los ministros de Infraestructura y Educación, Gustavo Aguilera, y Leonardo De Bella, respectivamente, estuvieron supervisando las obras. Al respecto, Laura sostuvo que “no nos trajeron ninguna solución, sólo nos plantearon que iban a hacer el techo nuevo y que modificarían un poco la altura del cielo raso”, y agregó que “nosotros les recordamos que hay un montón de irregularidades y nos dijeron que también las iban a resolver así que creemos que van a tardar un poco más de sesenta días”.

Mientras tanto, el ministro de Educación en su última visita a la ciudad propuso distribuir a los estudiantes en diferentes establecimientos educativos de la ciudad: la Escuela N° 210 y el Centro de Encuentro.  “No es poco que cambien el techo si la situación de la provincia es crítica pero se tomaron mucho tiempo en darnos una respuesta”, declaró la estudiante.

De todos modos Laura aseguró que continuarán firmes en la lucha por el nuevo edificio a pesar de que no recibieron ningún compromiso de los funcionarios provinciales. “Nos dieron una solución provisoria y Aguilera reconoció que era necesaria la construcción de un nuevo edificio. Sin embargo el ministro de Educación nos dijo que no nos iba a prometer algo que no sabía si iba a poder cumplir”, manifestó la alumna.

En tanto adelantó que una vez que esté finalizada la obra del techo, van a solicitar una inspección del edificio para que esté garantizada la seguridad. “La escuela no cumple con los metros cuadrados correspondientes para la matricula que tenemos. Nos sentimos ignorados y tristes”, lamentó.

Por último, Laura expresó que “todos los alumnos que pasaron, están y vendrán soñamos con el edificio nuevo. Nosotros amamos la escuela y nos sentimos muy cómodos con el equipo de directivos, docentes, POTS, preceptores y auxiliares que tenemos porque te hacen olvidarte de tus problemas. La escuela funciona por la voluntad de todos los que estamos adentro. Yo soy una defensora de la escuela pública porque te enseña que todos somos iguales y te encontrás con gente que tiene historias terribles y va a la escuela en busca de oportunidades”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí