Hace tres años comenzaron a juntarse para escribir su propia historia con los recuerdos y sentimientos de cada uno. Su sueño es publicar un libro y están muy cerca de cumplirlo. Mientras tanto trabajan en la presentación de una revista a fin de mes. Son sesenta familias, entre hombres y mujeres, que fueron desalojadas a la fuerza a fines de los 70 del Calafatal para construir con sus propias manos y más de dos mil horas de trabajo las Viviendas de Esfuerzo Propio y Ayuda Mutua, hoy conocido como Barrio 28 de Junio.

Un grupo de vecinos creó en abril de 2017 el Taller Marcando Huellas con el fin de reconstruir la historia del barrio que hasta el momento se encontraba guardada en cada una de las paredes de las Viviendas de Esfuerzo Propio y Ayuda Mutua (VEPAM).

Los protagonistas se fueron acercando de a poco, algunos ya no están y otros todavía no lo han hecho por diferentes motivos. No es una tarea fácil, son muchos los sentimientos y recuerdos que se remueven. Fueron años de mucho dolor, sacrificio, esfuerzo y superación. Los vecinos del VEPAM llevan en su memoria y en su cuerpo las huellas de aquella historia que finalmente será contada en un libro.

En pleno régimen militar sesenta familias fueron deshabitadas de sus hogares, despojadas de sus objetos personales y obligadas a empezar desde cero al otro lado de la ciudad. Vivían en el Calafatal, donde hoy se encuentra la Escuela N° 200, y de la noche a la mañana tuvieron que construirse las viviendas con sus propias manos. Fueron más de dos mil horas de trabajo. Las mujeres trabajan a la par de los hombres. Muchas eran madres solteras y sostén del hogar. Todos debían combinar su trabajo con la obra.

Norma Díaz, hija de Iris Rojas y Gabino Díaz, una de las familias fundadoras del barrio, y miembro del grupo coordinador del Taller Marcando Huellas, confió en diálogo con La Portada que a través del relato de los vecinos también pudo armar su historia. “Me emociona muchísimo el esfuerzo que han hecho y los fuertes que han sido. Siempre destaqué la organización que hubo y hoy entiendo el amor de mis papás por el barrio, que me lo contagiaron. A ellos les costó mucho tener su casa”, destacó con orgullo.

En estos tres años de taller los vecinos fueron contando sus vivencias, intercambiando recuerdos y recopilando material fotográfico como documental de ese momento. Hoy ya tienen el borrador del libro y se encuentran repasando la segunda parte. Se la comparten de uno a otro para ver si quieren sacar o agregar algo.

El grupo que coordina este proyecto se encuentra conformado por Miriam Grimaldi, quien fue la trabajadora social de ese momento; Carolina Ponce y Sandra Moyano, ambas integrantes de la Biblioteca Tolkeyen; Braulio Barriga, presidente de la Junta Vecinal del Barrio 28 de Junio; el historiador Marcelo Troiano y diez vecinos del VEPAM.

Norma resaltó que una vez conocido el trabajo que se encuentran haciendo recibieron un montón de invitaciones para dar a conocer su experiencia. En este marco participaron de la 35° Feria Provincial del Libro en Gaiman, fueron invitados por la Escuela para Jóvenes y Adultos (EPJA) de Tecka y estuvieron presentes en un encuentro en el Auditorio Municipal, en una charla en el Museo Histórico y en diversos medios de comunicación.

Nosotros trabajamos a pulmón, el taller lo empezamos con un subsidio de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CoNaBiP) y con parte de ese fondo lanzamos los folletos “Sabías que”, así que es probable que tengamos que hacer ferias para juntar plata y así editar el libro”, precisó.

Por lo pronto tienen previsto lanzar una revista el 28 de junio, día en que comenzó la construcción de las viviendas, para contar el trabajo que vienen llevando adelante y parte de su historia. Mientras que el 16 de noviembre, la fecha en que se inauguró el barrio, esperan tener finalizado el borrador del libro.

“Se va a contar la historia de los vecinos como ellos la vivieron”, señaló Norma, quien contó que también convocaron a los capataces de la obra a una reunión del taller, donde participaron y compartieron sus testimonios. “Uno destacó mucho la labor de las mujeres, dijo que trabajaron a la par y que gran parte del trabajo lo llevaron ellas adelante por ser madres solteras o tener a sus maridos trabajando”, recordó la joven.

Asimismo comentó que los capataces señalaron la experiencia como un ejemplo a seguir y que sería bueno que hubiera otro proyecto así. “Yo pienso que no debería hacerse de la forma en que se dio porque ellos sufrieron mucho. Para mí no hay que hacer sufrir tanto a la gente para tener algo”, expuso.

Por último Norma aseguró que este proyecto “es un mimo, un reconocimiento y los hace sentir que su historia vale. Se trata de luchar, salir adelante y eso tiene que ser valorado. Nosotros los queremos premiar con un libro, es lo que anhelan y se lo queremos cumplir”.

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí