Por Federico Ovidi, El busca (vidas). Periodista.

Cambiar, no cambió nada

llegando hasta donde hoy llegué.

Todo está como estaba

todo está igual de bien.

(Viejas Locas)

Hay tan pocas expectativas de lo que pueda llegar a venir que el festejo tras la votación lo protagonizaron los mismos funcionarios que vieron asegurada su continuidad laboral.

Tres de cada diez votantes se pronunciaron por la continuidad de Ongarato el último domingo. O dicho de otra manera, 7 de cada 10 no lo votaron.

El actual intendente disminuyó sensiblemente su caudal de votos en relación a la elección del 2015, pero recibió apoyo suficiente como para renovar mandato al frente de la municipalidad de Esquel.

La reelección llegó casi sin propuestas: no se escucharon promesas ni anticipos de grandes proyectos. Apelaron a renovar la ilusión por las obras que se vienen anunciando año tras año desde antes de asumir. A los cursos y talleres de oficios para bajar el desempleo. A más microcréditos y al cine 3 D.

Una administración prolija, un discurso cauteloso y el embellecimiento de la ciudad como política de estado son los gallardetes de la gestión que en diciembre cumple cuatro años, y que sólo después de las PASO amagó con distanciarse del deterioro social que viene estimulando el gobierno de Mauricio Macri.

-Lo voté porque es un tipo honesto.

-No roba.

También se justificaron en una supuesta falta de alternativas confiables:

-Pasquini no me gusta y a Flavio no le da.

Otra lectura atribuyó el triunfo de Cambiemos al voto conservador.

-Esquel es un pueblo conservador y Ongarato es el mejor reflejo.

Conservador –según la RAE- del que conserva, que es favorable a mantener el orden social y los valores tradicionales frente a las innovaciones. Que sigue ideas del pasado. Dice que en algunas instituciones, “conservador es la   persona encargada de sus fondos, documentos e intereses”.

Al menos para el 30% de los que votaron tal vez esa sea la mejor acepción. Porque en definitiva, se puede interpretar que el domingo una mayoría se resignó a la continuidad de alguna certeza. Y cuando todo parece estar a punto de desmoronarse, no es menor poder conservar algo, aunque más no sea una decepción.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí