El título de esta Editorial fue una de las frases compartidas ayer durante los discursos de dirigentes sindicales en la plaza San Martín. En ese tradicional espacio público se concentraron trabajadores – afiliados a diversos Gremios y Centrales – para manifestar su descontento con las políticas de ajuste que lleva adelante el Gobierno Nacional.

La medida de fuerza, con la concreción de un paro de 24 horas, y la movilización por las calles de Esquel tuvo concordancia con las acciones realizadas en otros puntos del país dejando en claro (una vez mas) la disconformidad de quienes luchan a diario por sostener sus fuentes de trabajo, por percibir un salario digno y por encontrar trabajo.

La compleja situación económica, que algunos prefieren no reconocer en tiempos de campaña electoral, atraviesa a cada familia y hace difícil poder satisfacer sus necesidades básicas. Y fue por ello que los dirigentes sindicales apelaron a la unidad de los trabajadores entendiendo que sólo en esa circunstancia se podrá revertir una situación que afecta a miles de personas en todo el país.

Unidad en la acción, no contestar agravios y rechazar la criminalización de la protesta social fueron algunos de los ejes de los discursos. Encontrarse en la calle para decir basta a las políticas de ajuste del Gobierno Nacional, más allá de las identificaciones con determinado gremio, también fue una de las caracteristicas de la movilización de ayer. Es que la lucha llevada a cabo en 2018 por los diferentes sindicatos hizo posible la unidad en la diferencia para lograr los objetivos comunes. Este año las circunstancias son, al menos en parte,  diferentes pero el ejercicio de tener presencia en las calles no quedó en el olvido.

No es posible olvidar que hay cientos de familias que no cuentan con un sueldo, que sea casi imposible pagar servicios y alquileres o que los niños tengan hambre. Para quienes cuestionan o no entienden los motivos del paro y movilización de ayer cabe recordarles que solo se trata de continuar siendo dignos en la lucha y en la defensa de los derechos adquiridos y que esa es una sana costumbre.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí