Entrevista: “Seguimos en la lucha por el edificio propio”

Lo aseguró Gabriel Morilla director del Centro de Formación Profesional N° 655 que cuenta con una matrícula actual de seiscientos alumnos. La amplia y diversa oferta de capacitaciones, con prácticas profesionalizantes, determina que la demanda de cupos sea constante. Tras el desalojo de la sede administrativa en 2018 se continúa trabajando por un lugar definitivo. “Tenemos un proyecto, pero necesitamos que alguien diga que se va a construir y se ponga en agenda”, expresó.

0

Fue docente de Cursos de Carpintería, pero su relación con el Centro de Formación Profesional N° 655 se remonta mucho más atrás.

Su padre fue director del establecimiento y aún recuerda jugar – durante los  años de la infancia – entre bancos y máquinas. “Me crié dentro del Centro de Formación que era en principio una Escuela Monotécnica de Carpintería”, relata a La Portada Gabriel Morilla.

Con el paso del tiempo formó parte del cuerpo docente “luego llegó la posibilidad de acceder a un cargo jerárquico” llegando a la dirección en 2006.

Morilla, en esta entrevista, comparte su experiencia de trabajo con jóvenes y adultos que buscan mejorar sus capacidades para ingresar al mercado laboral o logar una mejora de su empleo actual. Asegura, que pese a las dificultades que implican no contar con un espacio propio, la matrícula tiene un crecimiento sostenido. La oferta de cursos asciende a cuarenta y la vinculación con cada sector productivo es considerada fundamental para lograr los objetivos de quienes asisten a las capacitaciones.

La Portada: ¿Qué desafío le planteó dirigir el Centro de Formación Profesional?

Gabriel Morilla: Me cambió la óptica porque como docente tenía la preocupación centrada en mis alumnos y en llevar adelante los proyectos en el área de industria de la madera. Después me tocó estar parado al frente de una institución que tiene muchísimos cursos y mucha gente que trabaja  capacitando. Desde allí había que estar al día en lo relacionado a articulaciones y apertura de cursos. Fue un desafío, pero estoy contento de haberlo asumido.

L.P: ¿Qué significó dejar el espacio físico que tenían hasta hace unos meses?

G.M: Fue un golpe muy duro porque el Centro de Formación tiene en Esquel casi treinta años y una de las líneas de lucha que llevamos adelante todos los directivos es conseguir el edificio propio. La realidad es que aún no hemos tenido esa suerte y a pesar de eso hay un crecimiento sostenido en la matrícula, equipamiento e infraestructura gracias a la presentación de proyectos. Armamos los espacios formativos de los cursos acorde a la capacitación de estos días. Que nos hayan sacado de ese espacio fue duro porque tuvimos que ver cómo continuar funcionando sin contar con un lugar para lo  administrativo, el aula taller de gastronomía y de informática ni ningún otro taller que si teníamos allí.

L.P: ¿Cómo se organizaron después de la mudanza?

G.M: Debo destacar que el equipo docente y directivo colaboró muchísimo para sacar los elementos que teníamos y luego acomodarlos en otro espacio para no perder equipamiento. Después estaba el desafío de comenzar las clases en esta nueva condición. Hoy estamos funcionando aunque no de la mejor manera.

L.P: ¿El desalojo se produjo por el no pago del alquiler por parte de Provincia?

G.M: En ese momento teníamos tres inmuebles alquilados por el Ministerio de Educación. Esto era algo que manejaba la Delegación Administrativa, pero por lo que trascendió respecto de este inmueble fue que no se renovaba el alquiler. No se llegó a un acuerdo con el dueño y terminó en un desalojo. Ahora estamos funcionando en el Anexo II como una sede central. En una oficina de dos metros por dos metros acomodamos la sección administrativa. En ese pequeño espacio trabajamos seis personas.

L.P: ¿A pesar de esta situación se mantuvo la matricula?

G.M: Si, y siempre apostamos a poder continuar con el dictado de cursos. Estamos trabajando un poco dispersos, peros seguimos adelante. A esta altura del año tenemos más de seiscientos alumnos.

L.P: ¿Se piensa al CFP N° 655 como un lugar de contención social?

G.M: En algún momento tuvo algo más de contención social. Ahora apunta, más que nada, a la formación para el trabajo. Cada vez más jóvenes tratan de formarse para tener alguna inserción laboral. La idea es que tengan una formación profesional que les permita ingresar al mercado laboral o mejorar su situación actual.

L.P: ¿Cuáles son las capacitaciones que se dictan actualmente?

G.M: Tenemos más de cuarenta cursos (articulaciones e institucionales). También hay cursos que están relacionados con alguna necesidad socio productivo actual. Hay cursos de industria de la madera donde se forman carpinteros básicos y obra fina. Tenemos cursos de Informática, Diseño de Páginas Web, Diseño Gráfico, Reparación de equipos informáticos, Gastronomía (chef, pasteleros, auxiliares, etc.). Además están los cursos de mecánica, gasistas, construcción en seco, auxiliar administrativo, gestor de micro empresas, entre otros.

L.P: ¿Qué mencionan los estudiantes sobre sus expectativas de conseguir empleo?

G.M: Hay chicos que dejan los cursos porque consiguen trabajo relacionado o no. Se observa que están en la búsqueda continua. Lo bueno de que ingresen a los cursos es que tratamos de hacer conexiones con el sector socio productivo en cada área con lo cual tienen practicas profesionalizantes y entran en contacto con el sector. Eso hace que los conozcan y generen un vínculo para suplencias o espacios efectivos. La expectativa es alta y lo que hacemos es ayudarlos a generar esa vinculación con el contexto.

L.P. ¿Esta expectativa genera mayor compromiso?

G.M: Sabemos que si no los conectamos con el sector socio productivo no los conocen y no pueden poner de relevancia la formación que tienen.

L.P: ¿Qué objetivos se plantearon para este año en el CFP? 

G.M: Estamos trabajando en la formación de los instructores y para eso se han implementado cursos de formación básica docente. También estamos realizando el seguimiento técnico pedagógico de los cursos para que los instructores se sientan acompañados más de cerca por el equipo directivo para brindarles herramientas que les permitan la mejora en la calidad de sus clases. La otra gran lucha es lograr reacomodar nuestra sede central para la parte administrativa e Informática. El resto luego irá viendo. También seguimos en la lucha por el edificio propio. El Centro de Encuentro era una posibilidad, pero ya estaba solicitado por la Universidad de Chubut y ellos están ahí. El Ministerio de Educación generó una licitación para alquilar un lugar donde pudiéramos reacomodarnos, pero no hemos tenido respuesta. Parece que los plazos se vencieron y no se consiguió nada. En el marco de la lucha por construir el Centro reactivamos un expediente que tenemos con el Municipio por la donación de un terreno. Tenemos un proyecto, pero necesitamos que alguien diga que se va a construir y se ponga en agenda.

L.P: ¿Qué mensaje le dejaría a la comunidad?

G.M: Aconsejo que se acerquen porque quien busca trabajo encontrará en el Centro capacitaciones que les van a brindar herramientas para eso. Los cursos se completan muy rápido por lo que hay que estar atentos visitando el sitio web.

               

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí