Vecina del barrio Ceferino puso en marcha su propio emprendimiento de pastas y panificados

0

Beatriz Jara es vecina del barrio Ceferino. El oficio lo lleva en la sangre, y en sus manos. Elabora pastas y productos panificados que luego vende a un precio accesible. Hace unos días recibió un microcrédito para comprar equipamiento y reforzar su proyecto llamado “Candela”, por su pequeña nieta.

Más de 160 mil pesos entregó el municipio en el marco del  Fondo Rotativo para Microfinanzas, creado para promover el desarrollo de los pequeños emprendimientos. Seis personas fueron beneficiadas en esta operatoria, entre las cuales está Beatriz Jara.

Sale de las oficinas de Desarrollo Social, en Perito Moreno y Rivadavia, con una sonrisa que contagia. En la mano lleva una carpeta. Es la documentación  para comprar máquinas. Sin vueltas, asegura que podrá aumentar el nivel de producción.

En contacto con La Portada, avisa que al crédito lo utilizará para adquirir un equipo nuevo con “tres clases distintas de moldes”. Indica que es para hacer “fideos caseros”, por ejemplo. Otra de las especialidades en el menú son ravioles y sorrentinos.

La elaboración es en su casa. El financiamiento recibido servirá además para acceder a un freezer (quiere el artefacto para almacenar) y una pastalinda. “Es lo que estoy necesitando en estos momento”, resalta.

Adelanta que su idea es comenzar a vender en la Sede Vecinal del barrio Ceferino. Ella vive a una cuadra. Piensa también en llegar hasta el Don Bosco. Está en análisis, advierte. “Tendré que hablar con los presidentes para ver si me ceden el lugar”, agrega.

Años en el rubro y un nombre especial

Beatriz no es nueva en el mundo de la gastronomía. Lleva largos años produciendo desde su hogar. “Le vendo a mis vecinos”, dice y amplía que ahora piensa aumentar los niveles de elaboración. “Hay que pasar la crisis”, plantea sin resignarse.

Aspira a entrar en las distintas sedes vecinales para poder agrandar su mercado. Es la manera que encuentra de crecer. “Hago pastas, pan casero y tortas”, reitera. Se detiene unos segundos y comenta que bautizó al emprendimiento de la siguiente manera: “Candela”.

“Es el nombre de mi pequeña nieta”, subraya. Es la luz de sus ojos. A partir de ahora tendrá una ayudante de lujo. Su hija la acompañará en la cocina. “Ella se encargará de los alfajores y las tartas. Le gusta hacer las cosas dulces”, adelanta.

Destaca que se gana la vida haciendo productos panificados. “Así crié a mis dos hijos e hice la casa”, señala orgullosa. Asimismo, quiso agradecer a la secretaria de Desarrollo Social, Fabiana Vázquez, por ayudarla con el microcrédito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí