El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) elaboró un documento para diario La Portada brindando información útil sobre el control de las avispas.

El insecto conocido como chaqueta amarilla, es una avispa perteneciente al género Véspula. La especie Véspula germánica es originaria de Eurasia y norte de África. Se cree erróneamente que ha sido introducida en la Patagonia para controlar poblaciones de otros insectos; fue observada por primera vez en nuestro país en 1980, cerca de Chos Malal, Neuquén y probablemente haya atravesado los pasos cordilleranos bajos, invadiendo la Patagonia hasta el sur de Santa Cruz.

 

Las avispas reinas comienzan su actividad en la primavera después de hibernar. Luego de alimentarse y explorar el terreno, comienzan a construir un nido en un lugar soleado, seco, reparado del viento y con disponibilidad de agua. Pueden anidar en galpones, techos y paredes. La estructura interna del nido es similar a la de un panal de abejas y en cada celda, la reina pone un solo huevo del cual eclosiona una larva (5 a 8 días). La reina alimenta a las primeras larvas que nacen y luego de 5 mudas (de 8 a 9 días), emerge de la celda una avispa adulta.

 

Una vez que la colonia cuenta con unas 5 a 7 obreras, la reina permanece en el nido dedicándose solo a poner huevos. Al tercer o cuarto día luego de emerger, las obreras salen para colectar agua y fibra de madera para agrandar el nido y albergar a la creciente colonia; posteriormente se dedican a recolectar alimento. A las tres semanas de haber nacido, las obreras mueren.

 

Finalizado el verano la colonia, que suele tener su máximo tamaño para esa época (unas 6000 obreras), comienza a producir reinas y zánganos (los machos).

 

Los zánganos permanecen en el nido hasta que son forzados por las hembras a salir, momento a partir del cual esperan la oportunidad para aparearse. Una vez fecundadas, las hembras guardan el esperma en pequeños sacos, hasta que sea el momento de fertilizar sus huevos para fundar un nuevo nido en la primavera siguiente.

 

Las chaquetas no suelen ser agresivas, sin embargo, sobre el fin del verano, pueden tornarse hostiles producto de la falta de alimento, el advenimiento del fin de su ciclo y la mayor demanda del nido que comienza a producir reinas y zánganos. Por este motivo se recomienda: No dejar bolsas de residuos ni desperdicios expuestos al aire libre; no agredirlas; vestir colores claros; y evitar el uso de perfumes.

La complejidad biológica de la especie y las características del ambiente, dificultan los métodos de control. Sin embargo, existen diferentes formas que contribuyen a reducir la población.

 

Destrucción de nidos

 

Una vez localizado, debe destruirse de noche o antes del amanecer, momento en que las avispas se encuentran en su mayoría dentro del nido y el nivel de actividad es más bajo. Es importante proteger cara, manos y cuello.

En nidos subterráneos se puede aplicar algún combustible como el gasoil o un insecticida líquido por la entrada del nido, tapando posteriormente la misma con un trapo embebido en combustible o veneno. ES IMPORTANTE NO ENCENDER el combustible; los vapores por sí solos son suficientes para matar las avispas.

 

Otra posibilidad es colocar en la entrada del nido veneno para hormigas en polvo, en este caso la entrada del nido no debe ser tapada.

 

Los nidos estructurales construidos en las viviendas son más difíciles de eliminar, ya que al inyectar un insecticida y taponar la entrada, las avispas pueden ingresar a las mismas. En estos casos puede aplicarse algún insecticida en aerosol por la entrada del nido. Los de mayor poder residual son los aerosoles mata cucarachas y hormigas. Otra opción efectiva es la utilización de cebos (ej. hígado de pollo molido) con el agregado de insecticidas adecuados para que la avispa lo traslade al nido logrando el control de todas las avispas.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí