El proyecto fue presentado ante el Gobierno Nacional por la Asociación Vecinal y el Club Belgrano pero aún no ha comenzado a ejecutarse. La obra prevé la construcción de una plaza, dos canchas de fútbol 5 y dos de tenis, más un espacio para los adultos mayores. Otras de las necesidades de los vecinos del barrio es la conexión de gas para diez familias, un baño adaptado para personas con discapacidad en la sede vecinal y el asfalto de calles.

La presidenta de la Junta Vecinal del Barrio Buenos Aires, Angela Muñoz, manifestó en diálogo con La Portada que todavía se encuentra pendiente el complejo de canchas y una plaza para los vecinos. “El proyecto lo presentamos con Milton Reyes –presidente de Belgrano- porque el club nos cedió un terreno junto a su cancha pero hasta el momento no se concretó”, lamentó la vecinalista.

En este sentido sostuvo que el barrio no cuenta con un espacio recreativo y que muchas familias deben irse a otros puntos de la ciudad para disfrutar una tarde al aire libre.

El proyecto fue presentado ya hace un tiempo en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que realizó algunas observaciones y tras las correcciones fue remitido nuevamente. Sin embargo hasta el momento no ha habido novedades.

Muñoz también contó que hace un año inició las gestiones ante la Secretaría de Obras Públicas para la construcción de un baño adaptado para personas con discapacidad en la sede vecinal. “El Area de Discapacidad me dio las baranda pero todavía no se ha avanzado en nada. Tienen que hacer una rampa y colocar la puerta que ya está”, explicó.

Asimismo recordó que todavía quedan varias calles sin asfaltar en el barrio y aseguró que para los vecinos les resulta imposible hacerlo mediante el plan del pavimento por consorcio.

La referente barrial se mostró contenta por la biblioteca que armó gracias a la colaboración de los vecinos para que los chicos del barrio puedan estudiar y hacer su tarea. Destacó también las diversas actividades que se realizan a diario en la sede.

 

Diez familias sin gas

Por otra parte Muñoz se manifestó muy preocupada por la crisis económica que atraviesa la ciudad y cómo repercute en la comunidad. “Tenemos alrededor de diez familias sin gas a pesar de que tienen el nicho frente a su casa”, sostuvo. Mientras que confió que muchos vecinos le piden bolsas de comida porque no tienen cómo alimentar a sus hijos. “No hay trabajo, las tarifas no se pueden pagar y los comercios cierran su puertas, así que la situación está complicada. Hoy hay padres de familia y jóvenes sin una fuente laboral”, planteó.

Señaló que en el barrio dos comerciantes tuvieron que cerrar porque bajaron las ventas y aumentaron los servicios.

 

Una parada abandonada

La vecinalista comentó que los taxistas tienen su parada frente a la sede vecinal tal como habían reclamado pero nunca fueron a trabajar. En cambio resaltó que la remisería, que se encuentra ubicada sobre la calle Don Bosco, trabaja con normalidad. “Los vecinos están muy contenta y muy agradecidos porque muchos no cuentan con vehículo propio y era una necesidad tener este servicio”, finalizó.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí