Fresia Silva Sofrás tiene 26 años y se graduó en Esquel como Licenciada en Ciencias Biológicas en la Universidad Nacional de la Patagonia. Hoy se encuentra realizando un doctorado en Buenos Aires, becada por el Conicet, sobre el desarrollo de métodos analíticos modernos para permitir asegurar la calidad de productos derivados del cannabis.

Nació en Quilmes, provincia de Buenos Aires, pero a los 12 años se radicó con su familia en Esquel donde realizó todos sus estudios secundarios y universitarios. “Me siento esquelense porque más de la mitad de mi vida viví en la ciudad”, aseguró Fresia en diálogo con La Portada.

Con 26 años, la joven ya cuenta con un importante curriculum universitario. En 2016 se recibió de Licenciada en Ciencias Biológicas de la Sede Esquel de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Luego hizo un Máster en Descubrimiento de Fármacos en España y allí recibió el ofrecimiento de una beca del Conicet sobre Cannabis Medicinal. “Siempre trabajé con plantas medicinales, desde que inicié mi carrera como bióloga así que hace un año empecé con el Cannabis”, confió.

Fresia explicó que eligió el Cannabis porque es una planta medicinal y no hay ninguna que no llame su atención. Ella se declara admiradora de todas las plantas medicinales como así también de la fitoterapia, que es el estudio de la utilización de las plantas medicinales y sus derivados con finalidad terapéutica, ya sea para prevenir, para aliviar o para curar las enfermedades. “El Cannabis es una planta que está muy en boga, es muy controversial y hay un montón de interés desde su sentido social”, aseguró. Además reveló que “las personas dentro nuestro tenemos un sistema endocannabinoide y coevolucionamos con la planta. Tenemos un sistema especializado en este tipo de sustancias”. Este descubrimiento fue el puntapié inicial de su investigación.

Asimismo destacó el potencial medicinal para la atención de varias patologías “con suficiente evidencia científica que respalda la aplicación, no sólo del aceite sino de la planta misma”. Indicó en este sentido que “entre las patologías se ha comprobado el beneficio de la utilización de cannabis en la esclerosis múltiple, disminuyendo la espasticidad y las convulsiones, para incentivar el apetito en personas que tienen inmuno deficiencia adquirida, para disminuir las náuseas y vómitos en la aplicación de quimioterapia”, entre otras.

Fresia será la primera doctora en Cannabis Medicinal del país pero no se imaginó que sería tanta la repercusión. “Hice una nota para una persona conocida de una amiga y comenzaron a llamarme de todos lados. Recibí mucho cariño y apoyo en la investigación que para una persona que está en ciencia es muy importante”, declaró.

Su doctorado dura cinco años y ya lleva cursando el segundo. Su tesis es sobre el desarrollo de métodos analíticos modernos para permitir asegurar la calidad de productos derivados del Cannabis.

El próximo 7 de mayo dará su primer seminario en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires. Será sobre las “Nuevas perspectivas y tendencias en química analítica del cannabis” donde dará una visualización del interés creciente que se vio en cannabis en los últimos diez años en el área de ciencia, industria y salud.

La bióloga sostuvo que “en este último tiempo el Cannabis se hizo bastante más popular de lo que era y hubo un cambio de paradigmas”. Al tiempo que indicó que su aporte en la investigación será sobre el control de calidad. “Tiene la bondad de una planta pero hay que establecer ciertos parámetros para asegurar la eficacia de este producto”, finalizó

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí