Entrevista: “Hay que confiar en la fuerza que tienen los trabajadores”

La afirmación corresponde a Belén Coussirat empleada de la Subsecretaria de Agricultura Familiar institución prácticamente desmantelada por el ex Ministerio de Agroindustria de Nación. Como delegada sindical, y junto a sus compañeros, logró la reincorporación de ocho trabajadores despedidos. Asegura que el proceso “fue muy duro porque la pelea era desigual, no obstante nunca me sentí sola en el reclamo”.

0

Ella es Socióloga y durante la cursada de la carrera orientó su saber hacia el trabajo de los pequeños productores logrando años después llegar a Esquel para desempeñarse en la Subsecretaria de Agricultura Familiar (SAF).

Muchos la conocen por llevar adelante el reclamo de sus compañeros en su carácter de delegada sindical de ATE y fue el rostro que mostró la gravedad de la situación que debieron atravesar al quedarse sin espacio propio para trabajar y ante la llegada de los telegramas de despidos. En alguna asamblea se la vio al borde de las lágrimas, pero siempre logró rearmarse para continuar la pelea que logró la reincorporación de ocho trabajadores.

Ella es Belén Coussirat y en esta entrevista con La Portada relata su experiencia en la elección de trabajo, la crisis del sector que afecta tanto a trabajadores como a los pequeños productores y asegura, entre otras cosas, que es necesario estar preparado para recuperar el trabajo y la confianza cuando llegue el momento.

La Portada: ¿Por qué y cuándo de decidió trabajar en el sector de la Agricultura Familiar?

Belén Coussirat: Cuando estaba en la Facultad de Sociología me orienté a la extensión universitaria y operaciones comunitarias. Después me incliné hacia la educación popular. Trabajé en los barrios populares de La Plata invitándome, luego, a hacer una pasantía en una Agencia de Extensión de INTA en Salta para trabajar con las comunidades coyas. Ahí descubrí hacia donde orientar mi carrera profesional. Fue entonces cuando comencé a buscar alternativas de trabajo que estuvieran vinculadas con comunidades y pequeños productores. En Trelew trabajé en Proderpa y cuando se abrió el concurso en Esquel me presenté y quedé.

L.P: ¿Cómo deben beneficiar las políticas públicas al sector?

B.C: Nosotros planteamos que las pequeñas comunidades no tienen un excedente para pagar asistencia técnica que les permitan mejorar sus producciones y ese es el rol del Estado. Esto debe permitir, además, mejorar su calidad de vida, reorientar algunas prácticas ayudando a buscar alternativas y a repensar las formas de producción. El Estado no sólo debe subsidiar con técnicos que estén abocados a esto, sino también con recursos económicos concretos para la ejecución de proyectos y capacitaciones. Si el productor vive mejor y genera mejor producción esto también le vuelve la sociedad de otra manera.

L.P: ¿Cuánto se retrocedió en este sentido?

B.C: El retroceso es enorme y no sólo en las instituciones técnicas que brindan esta asistencia y  capacitaciones. Se retrocedió mucho en el capital humano que había para llegar a los productores y también en los proyectos. Hoy no contamos con fondos propios para hacer capacitaciones, no se puede comprar ni una resma de papel. Y como no hay combustible para llegar a los productores se hace una asistencia telefónica. Antes trabajábamos al lado de las familias en sus campos pensando alternativas desde sus lugares y con ellos. Hoy eso se hace en muy pocos casos cuando nos dan el combustible. En esta situación se rompe el vínculo de confianza del técnico con el productor y su familia.

L.P: ¿Cómo viviste el proceso de despidos y algunas reincorporaciones en Agricultura Familiar?

B.C: Fue muy duro, difícil y angustiante ver el destrato y desprecio hacia el trabajador estatal. En muchos casos se orienta la carrera y la vida familiar hacia este trabajo. Ver el destrato de los decisores políticos hacia trabajadores y profesionales que dedicaron tiempo, esfuerzo y dinero propio para brindar su saber a otros es re duro. Y uno sabe, además, que reconstruir todo lo que se rompe cuesta mucho tiempo, esfuerzo y recurso. Hay que restablecer la confianza con los productores y recuperar las ganas de los trabajadores que fueron afectados en su trabajo y su salud. Que te descarten – con la sola explicación de que hay que reducir gastos – duele.

L.P: ¿Imaginó que se llegaría a esta instancia de desmantelamiento de Agricultura Familiar?

B.C: La verdad que no. Cuando se presentó la tercera reforma del Estado estaba claro, pero costaba asimilarlo. Y se pensaba que no se llegaría a tanto porque era desarmar una estructura que le llevó al Estado mucho tiempo y recursos. Pensamos que no lo harían aunque si creíamos que nos iban a desfinanciar para destinarlo a otras producciones. No creímos que podrían desmantelar instituciones enteras. Ver como avanzaron sin problemas asusta porque eso deja ver el poco resguardo que tenemos como sociedad para sostener cosas que son troncales para el beneficio social en general. Vimos cuán desprotegidos estamos como trabajadores y sociedad.

L.P: ¿Qué fue lo más difícil de esta crisis para los trabajadores de la SAF?

B.C: Nosotros somos pocos y nos conocemos en los ámbitos familiares. Que te digan que ya no servís más y que te saquen el sustento de las familias me tuvo mucho tiempo sin poder dormir. No tener tu sueldo implica no pagar el alquiler, no poder pagar servicios ni comprar la comida. Que no me haya tocado la situación también me dio mucha culpa. Te da desesperación ver qué se puede hacer para paliar esta situación, pero también es lo que te da la fuerza para no bajar los brazos y seguir.

L.P: ¿Sintió más responsabilidad por ser delegada sindical?

B.C: Si, porque era mi obligación alzar la voz por los compañeros. Fue muy duro porque la pelea era desigual, no obstante nunca me sentí sola en el reclamo. Es muy valorable la actitud de los compañeros que pese a estar pasándola mal nunca dejaron de juntarse a discutir cómo seguir y tomar decisiones. Desde Diciembre a la fecha se reincorporaron ocho trabajadores. Fue una alegría enorme por la lucha adelante y  que dio sus frutos, pero también quedaron en el camino compañeros con muchos años de antigüedad quienes decidieron dar vuelta la página. Volver a hacer el trabajo que elegimos llevará mucho tiempo y eso también cuesta en el día a día. Hay que resistir y estar a disposición para cuando se pueda reconstruir lo que hacíamos.

L.P: ¿Qué mensaje dejaría a los trabajadores?

  1. C: Mi mensaje es que no hay que bajar los brazos, hay que unirse y confiar en la fuerza que tienen los trabajadores. Hay que confiar en que los trabajadores son los que sostienen las instituciones y los lugares de trabajo. El otro puede avanzar en la medida que se lo deja.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí