Un importante número de familias de Esquel participa todas las semanas de esta modalidad que ya lleva tres años implementándose en la sede vecinal del Barrio Don Bosco para hacerle frente a la crisis económica. Ahora también se lleva a cabo en el Ceferino y no descartan extenderlo hacia otros barrios. Los alimentos son el principal bien de intercambio.

El trueque es el método de intercambio más antiguo que existe entre los seres humanos, sin embargo alcanzó su mayor auge con la grave crisis económica del 2001. Por un tiempo estuvo en el olvido pero la caída de la economía y el aumento de la inflación reactivaron el intercambio de bienes básicos.

Marcela Caneo, coordinadora del Club del Trueque en el Barrio Don Bosco, contó a La Portada que se encuentran trabajando hace tres años bajo este sistema en dicha sede vecinal. El intercambio se realiza todos los viernes a partir de las 14 horas y finaliza alrededor de las 16.  “Recibimos a vecinos de todos los barrios de la ciudad y el cambio es rápido porque trabajamos con tickets de crédito o con el simple intercambio de bienes”, explicó.

Asimismo Marcela manifestó que en la actualidad tiene setenta personas anotadas en una planilla que envía a la Red Global del Club del Trueque en Buenos Aires para adquirir los tickets de créditos. Son 400 por familia y aquel que no tiene puede recurrir al tradicional intercambio de bienes.  Está prohibido el uso de dinero.

Destacó en este sentido que los alimentos son el principal bien de intercambio. “La gente busca mucho alimentos pero es poco lo que lleva. Hay veces que intercambian cosas elaboradas por fideos, azúcar y leche”, precisó. En tanto aseguró que en el trueque prima la solidaridad y la ayuda entre vecinos.

También contó que se busca mucho calzado, ropa, víveres, cosméticos y muebles. “La mayoría de las personas compra con crédito y el que no tiene se hace de los mismos mediante el intercambio de bienes”, declaró.

El trueque se está llevando a cabo todos los viernes desde las 14 horas en la sede del Don Bosco y desde hace unos pocos meses los días lunes a la misma hora en la sede del Ceferino. No se descarta la posibilidad de que esta modalidad se extienda hacia otros barrios debido a la creciente necesidad que existe en la ciudad. La convocatoria es abierta a toda la comunidad ya que cuantas más personas participen, mayor será la posibilidad de intercambio.

Marcela sostuvo que “la gente troca de acuerdo a la necesidad que tiene con su familia, hay veces que vienen quince, veinte o treinta personas en el día a la sede”. Además contó que los días jueves realizan una feria en la sede del Barrio Ceferino con el fin de ofrecer un espacio más para las familias que necesitan afrontar esta crisis y no cuentan con una salida laboral.

Por último subrayó que “el trueque y la feria están creciendo cada vez más en todo el país porque son una forma de sobrellevar la crisis que cada vez se agudiza más. Cuando puedo trato de hacer bingos para comprar canastas navideñas a fin de año o para que la gente pueda comprar leña en el invierno porque si no nos ayudamos entre nosotros, esto cada vez va a ser peor”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí