La Escuela Especial para Ciegos y Disminuidos Visuales N° 527 cuenta – actualmente – con una matrícula de 55 alumnos con edades desde los 7 meses hasta la finalización de la escolaridad obligatoria. En su establecimiento comenzó ayer un Taller para Adultos Ciegos y con baja visión tendiente a la integración y a la posibilidad de compartir experiencia de vida entre personas que padecen las mismas dificultades. “Lo más importante del taller es el diálogo entre ellos” remarcó María Eugenia Puch directora de la Escuela en esta entrevista con La Portada.

La docente relata también su experiencia de trabajo de 20 años, los desafíos que se deben afrontar en el abordaje de la problemática y asegura que superar el desconocimiento en el trato de las personas ciegas o con baja visión ayudará a tener “una sociedad más inclusiva”.

La Portada: ¿Desde cuándo se dedica a la docencia?

María Eugenia Puch: Soy docente desde hace 20 años. Cuando llegué a Esquel en 1999 comencé a trabajar en el Servicio que dependía de la Escuela N° 502. En 2001 el Servicio se independizó y se transformó en Escuela.

L.P: ¿Por qué decidió ser docente de ciegos?

M.E.P: No sé si tenía una motivación muy clara. Si sé que si volviera a nacer elegiría la misma profesión porque me apasiona y gratifica mucho el trabajo con la discapacidad visual. Cuando estudiaba en el Profesorado de Educación Especial me llamó la  atención que no había mucha gente a la que le interesara la problemática.

L.P: ¿Cuál es el aspecto más complejo de su trabajo?

M.E.P: El sistema educativo es lo más complicado. Llega un poco tarde con las problemáticas, los paradigmas, con las terminologías y requerimientos. Ser va por atrás de las necesidades reales y uno como es funcionario tiene que responder a ciertas cuestiones que lo corren de las cosas que uno cree que debería estar haciendo.

L.P: ¿Qué es lo más gratificante?

M.E.P: Lo más gratificante son los chicos y sus familias. También lo es el personal de la Escuela porque se trata de gente con mucho compromiso y entrega hacia la tarea.

L.P: ¿Cómo se trabaja con la comunidad educativa?

M.E.P: Como no es una matrícula tan grande nos conocemos todos. Por la Escuela pasan chicos un par de años en tanto que otros llegan siendo bebés y los acompañamos ya de grandes. Hay cierta familiariedad y los padres acompañan mucho. Los padres se apoyan mucho en la Escuela porque empiezan a aceptar la discapacidad de sus hijos. Es importante escucharlos, contenerlos y tratar de darles una mano para realizar gestiones.

L.P: ¿Qué aspectos, a su criterio, falta trabajar en relación a la inserción de las personas ciegas y con disminución visual?

M.E.P: Desde la Escuela trabajamos algunos desafíos que tienen que ver con la  difusión. La ceguera es una discapacidad que genera miedo e inseguridad. Hay mucho desconocimiento de la gente respecto de la ceguera, a pensar un mundo en tinieblas y a pensarse dependiente. La ceguera si bien es una discapacidad que afecta significativamente a una persona se puede transitar y  recuperar la independencia. Y también hay momentos en que necesitan ayuda y que la persona vidente sepa que la comunicación está intacta. Uno puede hablar con una persona con ceguera o baja visión como lo hace con cualquier persona. A la persona ciega se le puede preguntar si necesita ayuda (para cruzar la calle por ejemplo) y también aceptar que le digan que no. Pasa que el hecho que otra persona les hable en los recorridos los distrae y pierden los puntos de referencia. Creo que falta perder el miedo y saber que con un pequeño gesto se puede dar una mano.

L.P: ¿Cuál es la situación respecto de la inserción laboral?

M.E.P: Las personas ciegas o con baja visión tienen laboralmente muchas posibilidades de incluirse. Sí es importante que accedan a ciertos entrenamientos para recuperar la independencia en la movilidad para poder desplazarse. Esta es una de las cuestiones que en Esquel estamos muy mal. No tenemos quien reciba a las personas ciegas o con escasa visión. Cualquier persona pueda quedarse ciega y tiene derecho a acceder a una rehabilitación para seguir siendo dueño de su vida, de sus decisiones y acciones cotidianas.

L.P: ¿Cuáles son los problemas más urgentes a resolver sobre la temática? 

M.E.P: En Esquel lo primero que hay que hacer es hablar del tema y generar oportunidades. Poner esto en palabras ayudará a avanzar para tener una sociedad más inclusiva. Poder reconocer que el otro – más allá de su discapacidad – sigue siendo una persona. La gente no sabe cómo dirigirse a una persona ciega quizás porque tiene miedo desde el desconocimiento. Hay que poder hablar de esto y saber algunas cuestiones básicas que ayudan a la inclusión de todos.

L.P: ¿Qué esperaría del Estado sobre políticas públicas para las personas ciegas y con baja visión?

M.E.P: Desde la urbanización la ciudad no está preparada. El centro habrá quedado más lindo o más feo con las nuevas veredas, pero no se puede llegar desde un barrio caminando porque no hay líneas de edificios, no hay puntos de referencia, los autos estacionan en las veredas. Estas cosas limitan mucho a una persona con ceguera para moverse solo desde su casa. Esquel no es accesible para ninguna discapacidad. Las obras se señalizan con una cinta de plástico. Tampoco hay en Esquel forma de gestionar una pensión por discapacidad ya que ANSES no lo hace. La pensión es un derecho de la persona con discapacidad.         

L.P: ¿Qué mensaje le dejaría a la comunidad?

M.E.P: Que la gente puede acercarse a la Escuela siempre que lo desee aunque no sea como usuario. Diría que hay que poder desarrollar esta empatía para pensarse en el lugar del otro y ofrecer ayuda. No hay que perder de vista que el otro es una persona y dirigirse a ella por su nombre para que pueda responderle.             

Desfile a beneficio

Tres casas de indumentaria de la ciudad organizan, para la Escuela N°527, un desfile a beneficio que se llevará a cabo el próximo 5 de Mayo a las 18 horas    en el Hotel Sol del Sur. Las entradas (con valor de 300 ojitos) ya están a la venta y el dinero recaudado será destinado a la compra de equipamiento para la Sala de Estimulación Temprana.

Banco de anteojos

La Escuela N° 527 cuenta con un Banco de anteojos en el cual se reciben los marcos para disminuir el costo que implica a las familias costear el cambio de los anteojos de los niños a medida que crecen.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí