La diferencia en el nivel de ingresos de la población no es un dato menor y refleja la situación que atraviesan los argentinos respecto de las posibilidades de satisfacer sus necesidades alimentarias básicas como así también cumplir con el pago los servicios esenciales.

En un reciente informe el INDEC da cuenta que la desigualdad social se incrementó a fines del año pasado. La diferencia se ubicó en 20 veces de acuerdo a los datos del cuarto trimestre de 2018.

El organismo nacional estimó que el 10% de la población que más dinero percibe se quedó con el 32,3% de los ingresos, en tanto que en el otro extremo, el último 10% de la escala recibió el 1,6%. Doce meses atrás la relación entre la franja más alta y la más baja era de 17 a 1.

Es importante mencionar que para realizar el informe se ordenó a las familias por su entrada de dinero y las ubicó en 10 grupos iguales. El decil 10 corresponde a aquellas con un ingreso per cápita superior a 21.800 pesos por mes. El decil 1, es decir el otro extremo, contiene a los que están por debajo de 2.880 pesos. Y que los datos del INDEC surgen de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), elaborada en un relevamiento que abarcó 26.170 hogares en 31 ciudades de todo el país.

Los números a los que arribó el INDEC dejan en claro que en 2018 la distribución del ingreso afectó a la población más vulnerable y que los sectores de poder económico se quedaron con una mayor parte de la riqueza.

Y aunque los números pueden parecer fríos y lejanos lo cierto es que se condicen con la realidad que se vive en la calle con trabajadores que deben afrontar la pérdida su poder adquisitivo a manos de la inflación. Quienes- por sólo citar un ejemplo – antes utilizaban su tarjeta de crédito para realizar compras de elementos muy puntuales o para organizar sus vacaciones hoy lo hacen para pagar la compra de alimentos hasta en doce cuotas.

A este panorama, que se observa con frecuencia en Esquel, se debe sumar el costo de los servicios básicos que deja a las familias ante la disyuntiva de pagarlos o comenzar a vivir de otra manera (muy cercana a otro siglo). Reducir gastos se transformó en parte de la cotidianeidad que se asume con  resignación, pero acumula descontento y castiga en las urnas.

La diferencia entre los que más tienen y los que menos tienen es más que importante e intentar reducir esa brecha es el gran desafío. Hacia allí deberá apuntar la política económica del Gobierno Nacional con acciones que superen la instancia de un año electoral y tengan como objetivo el bienestar de los ciudadanos.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí