“Acá llega cualquier cosa, desde animales muertos hasta excremento”, le dice Mariela a diario La Portada mientras la cinta avanza y ella abre las bolsas para separar. A su lado una fila de doce empleados hace lo mismo. Todos tapados, de pies a cabeza, con barbijos y guantes. La seguridad personal es crucial para no correr riesgos.

La Portada recorrió la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos (PTRSU), ubicada a la vera de la Ruta N° 40, a kilómetros del aeropuerto. Hasta el lugar llegan a diario miles de kilos de basura. La cadena abarca -a grosso modo- el ingreso de los camiones, el pesaje, la clasificación, el prensado, enterramiento y compostaje.

Mariela Opazo trabaja en la cinta hace un año. “Separamos lo inorgánico: botella, plástico, vidrio, tetra, papel. Los colocamos en recipientes. Vemos que las bolsas vienen muy mezcladas. Sería bueno que los vecinos ayuden a clasificar mejor en la casa. Debe hacerse un mayor esfuerzo en lo que es separación en origen”, explica.

Revela que encuentran material de distinta naturaleza y repasa una lista interminable con algunas sorpresas desagradables. “Nos topamos hasta con animales sin vida”, dice y entiende que la comunidad en general debe “tomar más conciencia” a la hora de gestionar los desechos.

Juana lleva diez años en el complejo. “Desde que se abrió”, destaca orgullosa. El pleno de empleados ingresa a las 7 y sale a las 13 horas, aproximadamente. Coincide con Mariela al indicar que “viene muy mal la separación. Cuando recién empezamos llegaba bien. No teníamos necesidad de clasificar tanto. Falta información a la gente”.

Sostiene que es necesario reforzar las campañas de sensibilización para generar el hábito en los hogares. “Vemos que lo orgánico y lo inorgánico está junto”, agrega. Asegura que no es un servicio para cualquiera. “Los olores que salen de las bolsas a veces son imposibles. Aspiramos eso a pesar de que usamos barbijo”, confía.

García, con siete años en la Planta de Tratamiento, también deja su testimonio. Plantea que quizás no reciben el reconocimiento merecido por el arduo trabajo realizado. “Pareciera como que no se ve lo que hacemos”, afirma pegado. Un concepto que se repite en el personal: falta más información dando vueltas por la comunidad.

Juan es uno de los dos operarios de la prensa. “Nuestra tarea es prensar lo que se clasifica en la cinta. El material que se saca ahí lo trabajamos en una máquina”, cuenta a este medio. En ese instante procesaba un fardo de 250 kilógramos de papel. “Hacemos nylon, botellas de plástico y tetra, por ejemplo”, describe. El paquete sale en un vehículo al centro de acopio.

Pedro recibe el material de descarte, lo que pasa de largo tras la categorización pertinente en la cinta transportadora y en la máquina de prensar. “Con los camiones llevamos lo que juntamos al relleno sanitario. Allí se compacta y pisa”, precisa, agregando que “nos manejamos con los residuos que ya no sirven”.

En el relleno sanitario, Aldo comenta que trabajan con el material de descarte y lo que no puede ser clasificado. “Viene hasta acá en camiones y nosotros lo ubicamos. Sería el destino final. Compactamos y tapamos. Sobre la basura arrojamos 20 centímetros de áridos”. El pozo luce saturado.

“Le queda un mes y medio. Estamos armando otro para relleno pero calculo que lo terminaremos en un par de meses”, indica mientras decenas de aves merodean, entre ellas ejemplares de águila mora y chimangos.

Alfredo está en otro galpón, en la sala del compostaje. “Acá nos manejamos con lo orgánico”, informa y recorre el módulo para explicar el proceso que sufren los desechos orgánicos hasta obtener el compost, previo al paso por la zaranda. “Esto es utilizado por la gente, es abono para la tierra. Se entrega por ejemplo en los Ecocanje”, completa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí