Norma Zurita: “Donde haya una compañera bien plantada, se irá encendiendo la luz de la conciencia”

0
128

Por Sergio Espinoza. Periodista.

Norma Zurita vive en Lago Puelo. Es trabajadora de la Educación y poetisa. Militante de la APDH y acompaña desde el ’86 la lucha de los Pueblos Originarios en Chubut y Río Negro. Es creadora del proyecto de Educación de Adultos, actual anexo de la EPJA Nº 604 y Co-creadora del Área de la Mujer de su localidad.  Afiliada a ATE, forma parte de la conducción de la CTA-A del Noroeste. Peronista desde siempre, ocupa su lugar de decisión en el Consejo de Localidad de Lago Puelo y dentro de la Rama Femenina peronista de la cordillera. Con ella hablamos sobre un tema álgido de este tiempo: La mujer y el poder político en Chubut.  

-¿Por qué cree usted qué se le hace difícil a la mujer ocupar lugares de decisión en la vida política de la provincia?

– Hay dos ideas claras del por qué a la mujer chubutense en la política en general se le dificulta la participación. Primero que nuestra provincia es de corte conservadora y segundo, los que se autodenominan referentes en los distintos partidos, son “señores mayores”. No ha habido recambio generacional. En particular y en lo que se refiere específicamente a nuestra herramienta electoral, el PJ, debemos destacar que el paso de Mario Das Neves por el Partido, destruyó la orgánica partidaria ya que eliminó a la Juventud Peronista y a la Rama Femenina. La recomposición de la orgánica nos ha llevado varios años. Las mujeres estamos en esa lucha desde el 2014. Si bien hoy se habla de que la listas deben ir conformadas con un 50% de ambos géneros, en la mayoría de los casos se refiere meramente a la cuestión de paridad. Este logro reciente que hace hincapié en la equidad, no está en la conciencia de los compañeros en general y en las de varias compañeras.

Sin embargo, se observa mayor participación de la mujer en lugares de decisión dentro del ámbito sindical. ¿Será que la mujer le cuesta romper con estereotipos dentro de la actividad política? Me refiero a conquistar espacios de poder.

– Es verdad. Aunque depende de qué gremios hablemos. En Educación, Salud, Administración Pública en general, la mayoría son mujeres, y obviamente la calle es nuestro espacio de lucha ya que muchas somos cabeza de familia. Este año, ha sido muy fuerte en cuanto a movilizaciones y reclamos, porque la negativa de acuerdo en paritarias por parte del gobierno provincial y sobre todo el pago escalonado, destruyó la frágil economía que se vio desbastada por las políticas económicas implementadas tanto en lo nacional, como en lo provincial. También, las mujeres hemos dado una fuerte lucha para que se blanquee las situaciones de compañeras que trabajan para el Estado en todos sus estamentos con contrato basura. La feminización de la pobreza es un tema que necesariamente debe estar hoy en cualquier proyecto inclusivo cierto. La mayor participación en el ámbito sindical se debe a que somos muchas las que “paramos la olla” en casa. La participación política femenina es amplia en verdad pero, como comenté antes, recién estamos pudiendo organizarnos para disputar los espacios en los que pareciera, los hombres están atornillados.

– La imagen de “el líder” es muy fuerte aún en este tiempo. La idea de conducir sigue siendo en general destinada al hombre. ¿Se puede pensar en una mujer ejecutora. Qué decida. Es posible pensar en una mujer que conduzca el destino de la provincia?

– Puede ser que la imagen de “el líder” sea fuerte pero, en muchos casos es inconsistente. Sabemos que detrás de toda ingeniería política hay negocios que tienen que ver con las y los afiliados que cada líder tiene en su haber. Y también sabemos que una vez en el cargo, el líder se olvida de quienes lo votaron y todo se reduce a sus decisiones personales. Los líderes actuales no tienen proyecto, tienen carrera política. Es posible pensar en una mujer que conduzca. Muchas compañeras ocupan cargos legislativos y han hecho un trabajo excelente, tomando en cuenta temas actuales. Escuché más posturas claras y contundentes desde algunas compañeras legisladoras respecto a las temáticas “candentes” de la provincia, que de la mayoría de los que se consideran líderes y dueños de sentarse en la punta de la pirámide partidaria. Hasta que no trabajemos para romper esa jerarquía instalada y sostenida, no se podrá hablar de equidad y paridad.

– “La calle sigue siendo nuestro espacio de lucha” denota un lugar de resistencia. Pararse desde un lugar. ¿Qué debiera suceder para pasar del otro lado. Lograr esa avanzada que ubique a la mujer en equidad y paridad con el varón?

– Dejar de resistir. Ese término, a la luz de los sucesos vividos en estos tiempos de despertares de conciencia y empoderamiento, debiere cambiarse por re-existir. Este nuevo término, acuñado por la acción concreta de miles de mujeres en la calle, organizándose, creando y recreando espacios, es el paso que ya estamos dando. Los espacios son nuestros por derecho, no debiéramos pedir permiso para ocuparlos. La equidad y paridad es el fruto de nuestra lucha. La puerta está abierta, tenemos el espacio ganado. Cada una tenemos que cuestionar las viejas prácticas políticas. Negarnos a que se lleven por delante nuestros derechos aduciendo términos que nos someten al miedo. Las mujeres sabemos después de años de sometimiento y maltrato, que el temor no es buen consejero. Muchas hoy decimos basta. Existimos y, nuestra existencia por sí sola, ya es la equidad en sí misma. En cualquier ámbito en donde haya una compañera bien plantada, se irá encendiendo la luz de la conciencia. Nos estamos mirando, nos estamos descubriendo, nos estamos encontrando. La planta está floreciendo.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here