Es Contador, tiene 40 años y la mitad de ellos en experiencia laboral. Su familia se dedica a la producción desde siempre y en ese ámbito aprendió el negocio.

Su nombre es Esteban Guitart y junto a su hermano asumió el desafío de mantener abierto el Frigorífico Esquel en un momento de crisis con la apuesta de conservar el mercado local y las fuentes de trabajo.

En esta entrevista con La Portada repasa los inicios en la actividad luego de su regreso a Esquel. Asegura reconocerse como un trabajador más que comprende la necesidad de “sostener un nivel de vida aceptable”. Para Guitart “sobrevivir” no es una opción. “Tenemos que vivir”, remarca con énfasis.

La Portada: ¿Por qué decidió dedicarse a la actividad?

Esteban Guitart: Mi familia se dedica a esto. Mi padre es Ingeniero Agrónomo y desde que volvió a Esquel en 1983 se dedica a la producción. Desde chicos lo acompaños. Yo me fui a estudiar y mi hermano a trabajar a otras provincias. Después de recibirme me quedé 4 años en Buenos Aires. En 2008 regresé a la ciudad y volví a ayudar a mi padre en la empresa familiar. Mi hermano regresó en 2011 y comenzamos a agrandar la parte productiva, fuimos mejorando, creciendo e incrementando la cantidad de animales en el engorde. Tenemos un campo en Río Pico y traemos para terminar en una chacra que tenemos en Trevelin. En 2014, con mi hermano, decidimos poner una carnicería en Trevelin. No teníamos capital inicial por lo que recurrimos a un sistema que se llama Cuota al Día. Todos los días pasan a cobrarnos la cuota de las máquinas. Terminamos de pagar esas cuotas y pusimos otra carnicería en la Avenida Perón a pagar en dos años. También seguimos con la actividad familiar de  producción y alquilamos una chacra en Valle Chico en la que tenemos nuestra producción relacionada con las carnicerías. Todo se vende en nuestras carnicerías y como nos quedó chico comenzamos a comprar a productores locales. En 2016 abrimos la última carnicería ubicada en la calle Sarmiento y Chacabuco. Para esto sacamos un crédito del Banco Nación que fuimos pagando.

L.P: ¿Qué motivó la incursión en el Frigorífico local?

E.G: En un primer momento nuestros animales eran faenados en el Frigorífico de Trevelin. En 2014 cuando el Frigorífico Esquel volvió a funcionar me acerqué a las oficinas para ver si podíamos faenar ahí. Nos dijeron que sí. Entablamos una muy buena relación de ida y vuelta que con otro Frigorífico no se tenía. A mediados de 2017 nos dicen que van a cerrar porque la actividad no era rentable. Nos ofrecen alquilarnos una planta del Frigorífico. La idea fue quedarnos con una planta chica de transito provincial con un menor consumo y costos fijos menores. Nos pareció que era una buena posibilidad pese a que no era una planta de última tecnología. Había que hacerle varias modificaciones adicionando la parte porcina porque en ese entonces se cerró el matadero de EMETA. Para poder brindar el servicio la Municipalidad de Trevelin nos cedió las maquinas. Modificamos la planta para trabajar con vacunos, ovinos, caprinos y porcinos. Hicimos una inversión de casi 4 millones de pesos con capital propio. Desfasamos el círculo financiero de las tres carnicerías para poder modificar la planta. Apostamos ciento por ciento a la planta y nos desprendimos de toda la hacienda propia para invertir en el Frigorífico. También tomamos un préstamo del Banco Chubut que estamos pagando. Cuando se nos impuso la obligatoriedad de contar con el Contador Electrónico de Faena tuvimos una ayuda desde el Crédito Crecer. El objetivo era reducir los costos para poder funcionar y para tener un mercado local. Aún así no estamos cubriendo los costos. Con el nivel de faena que tenemos nos cuesta cubrir los costos (luz, gas, impuestos municipales, impuestos nacionales, sueldos, cargas sociales y pago de hacienda) y ni hablar de tener una ganancia. Tenemos un atraso con la Cooperativa, AFIP y Municipalidad. No es que no tengamos intención de pagar, sino que no llegamos. Estamos empezando a tener, incluso, dificultad para conseguir hacienda por la falta de disponibilidad.

L.P: ¿Buscar otras alternativas de negocios es viable?

E.G: El acuerdo firmado con los Sindicatos surgió desde uno de los trabajadores (Tomás Ríos) cuando expliqué que no podía pagarles. No podía cobrar por lo que no podía pagarles a ellos. No tenemos un capital que nos avala porque somos trabajadores como ellos. Tenemos una relación muy fluida con los trabajadores quienes se desempeñan bien y estamos en la misma que ellos. Hace más de un año que nosotros no tenemos una retribución. Ni mi hermano ni yo estamos viviendo de esto. Lo que más nos preocupa es que si no podemos seguir con el Frigorífico tenemos compromisos asumidos por los próximos cuarenta meses. Estamos preocupados, pero no vamos a dar el brazo a torcer. Espero que no llegue el momento de decir “hasta acá llegamos”. La idea de trabajar con los Sindicatos es para buscar soluciones que nos permitan llegar al punto de equilibrio (lo que genere el Frigorífico sirva para cubrir los costos). Si este objetivo está cumplido en el corto plazo sería demasiado. Sé que es muy pobre el pensamiento de esta persona de negocios, pero no tengo otro objetivo que cubrir los costos.

L.P: ¿Cómo perfila que se desarrollará este 2019?

E.G: Este año ya se observa una contracción en la demanda abismal, pero no es nada diferente de lo que pasó en 2018. No veo que la inflación pare. A la gente en la calle cada día se la ve más descontenta y cada día tiene menos plata. Quizás por ser un año electoral algo más se libere, pero no necesitamos soluciones en un año electoral. Necesitamos soluciones a largo plazo. Necesitamos que todos los trabajadores puedan tener su sueldo, sostener un nivel de vida aceptable, ahorrar e irse de vacaciones. Soy un convencido de que no debemos sobrevivir, sino que tenemos que vivir. Siendo conservador aún así es difícil llegar al punto de equilibrio.

L.P: ¿Se nota un cambio en el consumidor respecto de sus compras?

E.G: Si, totalmente. Antes la gente se llevaba asado, costeletas y otros cortes más caros. Hoy se sigue llevando, pero aumentó mucho el consumo del chorizo, milanesa, carne picada y cortes más baratos. En los primeros días del mes se llevan un asado, pero después se nota el cambio de hábito de consumo.

L.P: ¿Qué consejo daría a otros empresarios?

E.G: No me siento capacitado para dar consejos. Lo que si hago es hablar mucho con gente que tiene más experiencia que yo. En esto no hay otra que ser medido en los gastos, planear las inversiones a corto y largo plazo, no despilfarrar cuando el negocio genera alguna ganancia y corregir sobre la marcha. Hay que ser conservador sin pasarse para el otro lado. En esto también hay una gran cuota de suerte y del momento en que se encara un negocio. Para mi hubiera sido mucho más fácil quedarme detrás de mi escritorio y vender la hacienda a otros carniceros, pero me gusta el desafío. Aprender el rubro carnicería nos costó tiempo y plata. Hoy nos sigue costando el rubro industrial y no nos acompañó la situación, pero seguimos peleando.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí