La desocupación continúa siendo una de las principales deudas que tiene el Gobierno Nacional con los argentinos y que lo aleja cada vez más de su promesa electoral de “pobreza cero”.

Los datos indican que en noviembre de 2018 se perdieron 172.200 empleos registrados en relación al mismo mes del 2017, una baja del 1,4 %. En tanto, se registraron 38.100 puestos menos en relación a octubre (-0,3 %) en la serie desestacionalizada.

Las cifras, que fueron informadas recientemente por el Ministerio de Producción y Trabajo, también dan cuenta que la mayor baja interanual corresponde a los asalariados del sector privado, con 117.700 empleos menos y las mayores bajas corresponden a la industria (-61.800), el comercio (-30.800) y la construcción (-18.800).

El informe del Ministerio fue preciso al señalar que “la construcción que estaba creciendo alrededor de 0,7 % mensual a fines de 2017, redujo su crecimiento durante el primer trimestre de 2018 y comenzó a destruir puestos de trabajo ininterrumpidamente a partir de abril de 2018”. Remarcó que “en noviembre de 2018 se observó una caída del 4 % interanual cuando a principios de año se encontraba creciendo alrededor del 9 % interanual”.

No cabe duda que la desocupación impacta en los diversos sectores de las comunidades y afecta directamente a las familias que, además, deben hacer frente a los constantes y crudos tarifazos de los servicios básicos. Así intentar salir adelante parece casi misión imposible.

Para quienes conservan sus empleos la situación tampoco es buena ya que la inflación del 2018 alcanzó el 47,6 % y fue la mayor desde 1991. En la Patagonia ese porcentaje superó el 50 %. Los salarios, además, perdieron por goleada ya que las paritarias cerraron en porcentajes inferiores al aumento de los precios. La inflación ganó en todo sentido y en el camino quedaron quienes no tienen empleo y quienes aun teniéndolo no logran llegar a fin de mes ni solventar los gastos la canasta básica.

Según los datos del Ministerio en noviembre los salarios brutos de los trabajadores registrados privados en promedio fueron de $ 35.063, con una suba interanual de 34,5 %, es decir 10 puntos por debajo de la inflación.

La Secretaría de Seguridad Social la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte), por su parte,  informó que en noviembre se derrumbó un 13,2 % interanual en términos reales y está un 17 % por debajo de noviembre de 2015. Según estos datos el año pasado cerró con la mayor pérdida de poder adquisitivo desde 2002.

La campaña electoral ya está en marcha y quienes pretenden continuar en sus cargos o bien acceder a ellos deberán tener en cuenta los datos de la desocupación. Esta problemática, que atraviesa a cada persona y a su entorno familiar, será tenida muy en cuenta al momento de emitir el voto. Ya no hay espacio para las falsas promesas ni las especulaciones de campaña. Delinear y aplicar políticas públicas que fomenten la recuperación del empleo, porque en ello va la dignidad de cada persona, es una prioridad y así debe ser comprendido por la clase política local, provincial y nacional.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here