El domingo 16 de diciembre a las 20:30 hs., Damián Mauricio Villarroel, cuchillo en mano, intentó robar a una mujer y su nieta. No lo logró porque ellas no llevaban ningún objeto de valor. Con la intervención policial fue aprehendido y se mantuvo en prisión preventiva. Un mes y medio después resultó condenado a la pena de dos años y medio de prisión de ejecución condicional, pago de costas del proceso y reglas de conducta.

Eran aproximadamente a las 20:30 hs., cuando Villarroel (23 años) se aproximó a una mujer que transitaba con su nieta por 25 de Mayo entre Alsina y Don Bosco, la tomó por el cuello, le apoyó un cuchillo y le exigió que le entregue el celular.  Ante la negativa de la víctima, quién no llevaba teléfono ni dinero, el agresor tomó del brazo a la joven, tiró violentamente, dándose un breve forcejeo, pero la abuela la retuvo firmemente del otro brazo, hasta que lograron retirarse del lugar, evitando el robo.

Un llamado al 101 puso sobre alerta a personal policial que patrullaba ese sector. Con la descripción del asaltante brindada por las víctimas, y la indicación de la dirección que este  había tomado, los uniformados dieron con el imputado a escasos 50 mts. del lugar. La víctima vio la aprensión y confirmó que se trataba de la persona que intentó robarles.

Viendo las evidencias en su contra, el imputado decidió reconocer su responsabilidad en el hecho y manifestó su voluntad de pedir disculpas a las víctimas. Su actitud y la falta de antecedentes penales, habilitaron la imposición de una pena de ejecución condicional. Sin embargo el juez le aclaró que si incumple alguna de las medidas impuestas, cambiaría su situación y podría modificarse la modalidad de cumplimiento de la pena.

El joven deberá mantener su domicilio en Trevelin, el cumplimiento de esta situación será estrictamente controlado, se le prohibió el abuso de bebidas alcohólicas y deberá someterse al control del Patronato de presos y liberados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here