Por Sergio Espinoza, periodista.

Propulsora Patagónica es una empresa textil emblemática del parque industrial de Trelew. Es uno de los íconos representativos de una industria pujante en la historia de esa ciudad valletana, que en la actualidad es la base de resistencia de los trabajadores textiles en procura de la defensa de sus puestos de trabajo. Eso lo saben bien los obreros de dicha actividad. Eso está en la fibra íntima de la organización sindical que los contiene, la Asociación Obrera Textil, AOT. Ellos son parte de la historia industrial de Trelew y en la actualidad, han decidido escribir su propia historia.

Al empresariado despiadado no le tembló el pulso a la hora de cerrar sus fábricas y despedir a los trabajadores. Casos como Guillford en Comodoro Rivadavia y Propulsora en Trelew se cuentan a montones en todo el territorio chubutense. Al empresario cuando no le dan los números, cierra y se va. Deja un tendal de desocupados y familias chubutenses en la desesperación y el abandono, dentro de un sistema de oferta y demanda en donde la persona pasa a formar parte de los índices estadísticos. Deshumanizándolos.

Así pasan los años y los gobiernos, con políticas de Estado ausentes de defensa real de los puestos de trabajo. Ofreciendo dádivas y subsidios que no pasan de los cinco mil pesos. Porque cuando el empresario cierra y se va, lo que hace, es dejarle a un gobierno sin ideas claras el destino de miles de vidas humanas. Miles de esperanzas en juego. Miles de futuros truncados por la economía de mercado.

La fábrica de los trabajadores

Así lo entendieron los dirigentes de la AOT de Trelew y así lo entendieron los obreros textiles de Propulsora Patagónica. Fue entonces que los trabajadores se conformaron en Cooperativa y asumieron el control de la instalación fabril. El día a día que pasan, la Cooperativa mantiene el orden de la fábrica y cuidan con recelo las unidades de producción, para que cuando sea el momento, comenzar a producir.  Junto a la AOT conformaron una mesa de trabajo y definieron una estrategia que van cumpliendo paso a paso.

El objetivo es lograr la expropiación de las unidades de producción y que pasen a mano de los trabajadores. Ellos saben cómo poner a funcionar las máquinas. Ellos saben cómo poner en marcha la producción. Ellos ya saben cuál es el producto final que pueden instalar en el mercado interno chubutense. Ellos saben, más que cualquier funcionario o técnico formado en los despachos gubernamentales, qué es lo que hay que hacer con su fuente de trabajo.

Ellos saben que es lo único que los dignifica como trabajadores. Están a un paso de conseguirlo. Los obreros textiles van juntando voluntades y solidaridades. Sólo falta la voluntad política de aquellos que hoy conducen el destino de la ciudad de Trelew y la provincia del Chubut. La voluntad política de la Legislatura provincial. En definitiva, la voluntad política de defender a los trabajadores chubutenses. Cómo no estar junto a ellos, en esta puesta en marcha de la esperanza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here