“En el marco de la programación financiera para este ejercicio se ha acordado con las autoridades de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) organismo descentralizado en la órbita del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, la suscripción de Letras del Tesoro en Pesos”, publicó el Boletín Oficial el pasado miércoles.

La decisión se tomó a partir de una resolución conjunta de las Secretarías de Finanzas y de Hacienda. De esta manera el Gobierno Nacional se queda con 86 mil millones de la ANSES lo cual generó críticas entre quienes trabajan con el sector de la población atendida por ese organismo.

Raúl Armoa empleado de la UDAI Esquel de ANSES y delegado de la Región Patagónica de la Asociación del Personal de Organismos de Previsión Social (APOPS) aseguró a La Portada que la medida es “una más de está pretendiendo llegar a una Jubilación Universal que es – nada más y nada menos – que una Jubilación asistencial con una componente privada”. Y agregó que “esto es más de lo mismo y viene a colación de lo que pidió el Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

“Lo que era previsión social pasa a ser asistencia social”, indicó al tiempo que agregó que “lo que se da es una limosna a cambio de lo que antes era un derecho por ley. Vemos esto con mucha preocupación y vemos que recién ahora – a nivel nacional – se están movilizando nuestros jubilados y pensionados porque vieron que esta ley los deja un 25 por ciento debajo de la inflación”.

El dirigente sindical también mencionó que jubilados y pensionados “no recibieron un Bono (por las Fiestas). Nos dijeron que no había financiamiento posible para otorgar el Bono a los jubilados. Ahora vemos que hay plata para la timba financiera, pero no para darle un Bono a los Jubilados”.

Respecto de la situación de los trabajadores de la UDAI Esquel indicó que “no tenemos muchas inquietudes que no tengan que ver con lo netamente salarial. Como todos los empleados nacionales fuimos afectados y perdemos poder adquisitivo mes a mes. También fuimos apaleados con los despidos a fines de 2017 y comienzos de 2018, pero se pudo frenar con distintas medidas”.

Armoa, para finalizar, recordó que “en Esquel tenemos un edificio que se refaccionó casi a nuevo por lo que reclamos en ese sentido no hay. Nuestra inquietud pasa por lo que vemos que está sucediendo con la seguridad social. El futuro no es promisorio porque nos están llevando al ámbito del asistencialismo. Hoy de cada diez personas que atendemos siete es por préstamos que requiere la gente para poder subsistir”.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí