El Frente Vecinal Esquel (FVE) resolvió en asamblea que Flavio Romano sea el candidato a intendente. El concejal aceptó -gustoso- el desafío más importante de su carrera política. Entiende que hay razones de sobra para ilusionarse en ganar la contienda electoral del 2019. No será sencillo.

Romano era prácticamente una fija. Su exposición y trabajo en el Concejo Deliberante lo ponían arriba en la consideración del FVE. Sólo faltaba la confirmación oficial, que finalmente llegó hace unos días tras una reunión abierta, donde la mayoría de los presentes decidió inclinarse por el médico pediatra.

En diálogo con diario La Portada, el concejal dejó en claro que mantiene los pies en la tierra y que ser opción del ciudadano para la Intendencia durante el 2019 no cambia en absoluto su esencia. “No hay que creérsela”, admitió, agregando que sí está frente a un gran compromiso y por ello debe conducirse con total responsabilidad.

“Por supuesto que se pueden ganar”. No dudó. Por lo que escucha en la calle y el contacto con la gente sacó la conclusión de que el FVE tiene chances. Consideró que los partidos tradicionales están ante una crisis de representatividad y que esas estructuras no supieron encontrar los caminos adecuados para solucionar los problemas reales del pueblo.

“Esto no quiere decir que las personas de esos partidos sean malas o corruptas”, aclaró, agregando que el sistema tiene vicios lamentables como el clientelismo. “A veces vemos como se transforma a un partido en una suerte de cooperadora de beneficencia”, manifestó, dejando en claro que en ese orden el FVE aparece como una opción superadora.

Un lineamiento claro del Frente es abrir la participación. La gente en el centro de las decisiones. “Proponemos que el poder de transformación debe estar en las personas, en el pueblo que se organiza y pide por sus derechos”, expresó como premisa fundamental. En tanto, el Estado debe ser un facilitador y no convertirse en un obstáculo.

Realzó que el sistema hizo creer a la sociedad que administrar una Municipalidad es tarea para iluminados, que es algo “extremadamente complicado” y que está reservado a expertos. “Es una falsedad”, disparó y criticó que también pasa en otros ámbitos. “Algunos pillos intentan meter que el poder lo entienden ellos nada más”, acotó.

En ese contexto, llamó a comprender que “el poder real siempre estuvo en manos de la gente” y no pasa únicamente por votar cada un par de años. Cuestionó que la gestión de Cambiemos no sintoniza con esa lógica y “obstaculiza” el acceso popular a la toma de decisiones para resolver una problemática determinada.

Capacidad de escucha

Planteó luego que en todo gobierno debe primar la capacidad de escucha y apertura, atributos que dijo carece la actual administración municipal. “Cuando lo decimos nosotros ellos interpretan que es manipulación, circo y mentiras”, soltó, marcando como ejemplo lo ocurrido con el Centro de Día para Personas con Discapacidad.

“Lo que pretendemos desde el FVE es que la gente no tenga que hacer tanto esfuerzo para ser escuchada. No es tan complicado. Es comprender que uno no es un iluminado ni el rey de las verdades. Un funcionario es un trabajador más que le tocó por un espacio de tiempo ser intendente, secretario de Desarrollo Social o de Hacienda”, añadió.

Tomar el toro por las astas

El edil señaló que “el desafío para los vecinos es saber si estamos en condiciones de tomar el toro por la astas y hacernos cargo. Es posible. Acá no hace falta un héroe. Sí un equipo convencido que puede aportar sus valores como la solidaridad, honestidad, capacidad técnica y la escucha. Nuestros militantes están en esa línea”.

Por último, dejó en claro que no le cierran las puertas a simpatizantes de ningún partido y recordó que en las filas del FVE hay radicales, peronistas, afines a sectores de izquierda, etc. “Las soluciones siempre vinieron de las bases, no de arriba. En todo caso el conductor supo escuchar. Las salidas están abajo, en el trabajador”, completó.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí