Desde hace algunos días funciona en la localidad de Trevelin el único centro de instrucción privado de aeronáutica civil certificado y habilitado de la cordillera patagónica argentina. Ofrecen cursos, paseos y vuelos de bautismo.

Patagonia Bush Pilots es el nombre de la escuela que prepara a los estudiantes para una carrera profesional en la industria de la aviación a través de una instancia de capacitación adaptada a los requerimientos establecidos por la RAAC (Regulaciones Argentinas de Aviación Civil).

Ezequiel Parodi, responsable del emprendimiento, conversó con diario La Portada y confió que son el único centro de instrucción privado en la Cordillera desde Neuquén hasta Tierra del Fuego, al tiempo que repasó los servicios que prestan a la comunidad.

Confió que su pasión por volar lo llevó a inscribirse en la carrera de piloto primero en Trevelin. Tras la disolución del aeroclub local se vio obligado a finalizarla en Trelew. “Conversando con la gente de allá surgió la idea de poner una escuela en la zona”, subrayó.

Reconoció que el trayecto no fue sencillo y que antes de contar con la correspondiente habilitación de la ANAC primero tuvo que cumplimentar diferentes trámites, desde la compra de un avión ligero hasta la elaboración de los manuales de procedimiento.

Informó que el proyecto está conformado por un equipo de diez personas, aproximadamente, entre las cuales se encuentra su pareja y profesores de Trelew que dictan las clases de manera presencial (en Trevelin) o por medio de teleconferencias.

Amplia oferta de cursos

Precisó Parodi que ofrecen un Curso de Piloto Privado (PPA), Curso Piloto Comercial (PCA), Curso de Vuelo por Instrumentos (IR), Programa de Entrenamiento Piloto Incendios y Programa de Entrenamiento Piloto VANT. “Son diferentes escalones”, indicó.

Si bien la escuela comenzó a funcionar de manera formal hace muy poco tiempo, en el transcurso de los últimos días ya han recibido varias consultas y llamados de gente interesada. Aclaró que para empezar a volar es requisito realizar una serie de pasos previos.

Detalló que la persona debe someterse a un psicofísico a cargo de un médico aeronáutico. Es el que expide el permiso. “Estamos hablando de una cuestión delicada”, justificó, añadiendo que la prueba contempla desde exámenes de visión hasta análisis psicológicos.

“Aprobada la instancia el alumno empieza a volar. Con veinte horas de vuelo, arranca la parte teórica que supone 28 horas cátedra. Luego se hacen otras 20 horas de vuelo y se llama a inspección de la ANAC para tomar el examen”, manifestó.

Destacó que también hacen vuelos de bautismo y paseos. La vista de la zona desde las alturas es alucinante, confesó en la entrevista con este medio. Respecto a las vías de contacto, dijo que tienen página de Facebook y cuenta de Instagram con el nombre de Patagonia Bush Pilots.

Parodi señaló, por último, que operan en el aeródromo municipal de Trevelin. “No es parte de ningún club. Gendarmería tiene un hangar, el cual nos facilitan para guardar el avión. Tenemos el permiso pertinente para funcionar en la pista”, amplió.

Fotos Patagonia Bush Pilots.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí