Una integrante del Área de Bromatología del municipio local elevó, a fines de septiembre pasado, un informe a sus superiores en el cual detalla situaciones que considera irregulares respecto del destino de ciertos productos decomisados. En el informe relata que se acercó a la oficina “un comerciante local con intenciones de aportar documentación referente a un acta de infracción labrada oportunamente por inspectores del área y que producto de ello se efectuó el decomiso de productos cárnicos” motivo por el cual se solicitó al vecino presentar “la documentación en el Tribunal de Faltas en virtud de que el acta de infracción había sido elevada a consideración del juez interviniente, constatando en ese momento que el mencionado decomiso no se encontraba en la oficina”.

La empleada municipal sostiene, además, que “al efectuar las averiguaciones sobre la procedencia del secuestro, el jefe del área vía telefónica menciona que el producto incautado se encontraba en poder de uno de los inspectores intervinientes”. Y agrega que “posteriormente se presenta el comerciante con un oficio del juez interviniente que disponía la entrega definitiva de lo incautado, encontrándome en una situación totalmente incomoda, indeseada y que personalmente no había originado, por lo que con evasivas notifiqué al comerciante que a posteriori se efectuaría la entrega de los elementos”. Asegura también que informó de lo sucedido a sus superiores para que “tomen cartas en la situación de plano irregular y que involucra indirectamente al resto del personal del área”.

Nuevo hecho                                                  

En su informe indica que el hecho antes mencionado no fue el único dado que “pasado unos días nuevamente se produce un hecho similar al narrado pero esta vez con la incautación de dos animales ovinos, constatando nuevamente que los animales se encontraban en poder del inspector interviniente”. Remarca que lo sucedido es “netamente irregular” ya que “en esta oportunidad, más allá de haber trasladado los efectos incautados al lugar de residencia del inspector interviniente y por tratarse de carnes, se violó todo lo relacionado al transporte de carne. En primer lugar se lo hizo en un vehículo particular, no autorizado como transporte de sustancias alimenticias, se lo sacó fuera del ejido municipal ingresándoselo al ejido municipal de Trevelin sin guía de transporte y sin autorización del juez, violándose todos los preceptos que precisamente como inspectores nos toca controlar”.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí