El director de Bromatología contó a La Portada que elevó un informe bajo apercibimiento de sumario tras las irregularidades detectadas por una inspectora de su área con dos corderos decomisados. El hecho ocurrió hace un mes y se resolvió que no hubo ningún delito. El funcionario destacó que a diferencia de su antecesor decidió preservar la comida secuestrada en un depósito para su posterior donación a instituciones públicas, ya sea para consumo humano, animal o la producción de compost.

Benjamín Lobos explicó que hace un mes un inspector del Area de Bromatología encontró dos corderos sin sellar en una panadería, lo que significa exceso de rubro y mercadería sin procedencia. “Al llegar al Area Operativa detectó que el freezer no funcionaba entonces asumió la responsabilidad de llevárselos a su casa para que no perdiera la cadena de frío. Cuando me consultó, le dije que no estaba bien pero él decidió correr el riesgo para que alguien lo pudiera aprovechar”, argumentó y agregó que “esto fue informado al Juez de Faltas, quien dispuso que los corderos sean donados una vez que se corroborara que estaban aptos para consumo humano”.

Sin embargo una inspectora del área tomó conocimiento de la situación y se lo notificó a las autoridades mediante nota. “Se me envió un pedido de informe bajo apercibimiento de sumario, así que yo presenté todos los papeles, explicando cada uno de los movimientos, y finalmente no hubo ninguna sanción porque la situación fue clara”, precisó.

Asimismo Lobos señaló que su profesión está regida por el código de ética y moral con lo cual hace principal hincapié en que la comida no se tire siempre que sea posible. En este sentido valoró la actitud del inspector que resguardó los corderos, más allá de que aclaró que no avala su actitud, como también la de la inspectora que denunció la irregularidad.

Con respecto al descargo de la inspectora, quien había manifestado en el informe que no se sentía cómoda con la situación, el funcionario contó que le propuso cambiarse de área si lo deseaba. “Le expliqué que mientras yo esté a cargo de este departamento, que maneja comida que puede ser aprovechada por otros seres humanos, siempre voy a priorizar que la comida no se tire. Si ese concepto la hacía sentir incomoda, le dije que la acompañaba a cambiar de área. Ella sintió que la estaba persiguiendo y castigando pero en realidad yo necesito un equipo que esté conforme de trabajar conmigo”, dijo. Finalmente el conflicto quedó subsanado y las partes llegaron a un acuerdo.

Todo se aprovecha

Lobos comentó que en su gestión implementó varios cambios en el área. “El bromatólogo anterior no quería donar comida para el consumo humano porque no quería asumir el riesgo. Yo decido asumirlo porque tengo el conocimiento y estoy sumergido en una realidad social que tengo que atender”, explicó.

También indicó que la comida que no es apta para consumo humano puede serlo para consumo animal o la producción de compost. En tanto precisó que las galletitas y los granos son enviados a la Casa Estudiantil para alimentar a los chanchos. Mientras que los envoltorios son trasladados a la Planta de Tratamiento.

Nueva Cocina Comunitaria

Hoy, a las 11 horas, se inaugurará la segunda Cocina Comunitaria en la sede vecinal del barrio Badén. La primera se encuentra ubicada en la Parroquia Sagrada Familia.

Lobos destacó que esta cocina se encuentra en buen estado y que sólo le faltan algunos detalles que no son un impedimento para empezar a funcionar. “Se está trabajando en un sector de la sociedad que no se había pensado y veo que las personas están floreciendo. Están empezando a ahorrar y a pensar en un proyecto más grande; es algo superador”, cerró.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí