Romper con un modelo municipal dependiente de las coparticipaciones provinciales y nacionales es el norte que plantea el Instituto de Formación y Acción Política “Futaleufú”. Reafirman la idea de un aprovechamiento sostenible de los recursos y llaman a alcanzar consensos sociales para “protagonizar” este cambio.

“Interrogantes para construir: sumar para ganar”, fue la consigna del taller organizado por el Instituto hace unos días en el Salón de Usos Múltiples (SUM) de Dasu. Asistieron referentes del grupo como Raúl Fernández, Ricardo Bestene, Horacio Iturrioz, Damián Villanueva y Omar Daher, entre otros.

Tras una presentación formal y un encuadre sobre la situación socioeconómica, se crearon comisiones de trabajo de al menos siete personas para intercambiar opiniones en torno a la temática planteada. Luego vino una puesta en común y el desarrollo de las conclusiones que servirán de insumo para la realización de nuevas actividades.

No faltaron los reproches hacia el esquema “administrativista” de la Municipalidad. Pero aquí las críticas no recayeron sólo en la gestión de Sergio Ongarato sino que trascendieron los tres años del gobierno de Cambiemos e incluyeron así al ex intendente justicialista Rafael Williams.

El espacio pone en discusión la lógica de un municipio encargado únicamente de administrar los fondos que recaude de envíos provinciales, nacionales y el pago de los contribuyentes a través de impuestos. Plantean un desarrollo a partir del aprovechamiento sostenible en el tiempo (ambiental y económico) de los recursos naturales disponibles.

“Necesitamos definir una nueva matriz económica”, acentúan casi como principio en “Futaleufú” y advierten que el actual modelo es obsoleto dado la “dependencia externa”. Repiten que no basta con identificar las potencialidades sino que hace falta “alcanzar consensos sociales capaces de protagonizar este cambio”.

Ir por la renta hídrica, la ocupación productiva de los espacios públicos, la gestión de recursos turísticos y el desarrollo de nuevas ofertas, el apoyo a la producción regional y la puesta en marcha de circuitos que favorezcan la economía social, son algunos de los aspectos estratégicos que señalan desde el Instituto de Formación y Acción Política.

En el taller del fin de semana pasado los presentes esbozaron cuestionamientos hacia el municipio. “Una visión conservadora de la sociedad”, “gobierno para algunos sectores”, “genera patrones culturales inmovilizantes”, “maquillaje” con obras y “falta de norte”, los puntos anotados.

Tierra y turismo

Desde el Instituto explican que dos tercios de las 117 mil hectáreas del ejido municipal están desaprovechados (Ejército, fiscales y privadas). Resaltan que 1.750 hectáreas son bosques comunales. La industria forestal entra en juego como alternativa productiva. Aseveran, además, que bajó considerablemente el número de visitantes a la ciudad y detallan que en el 2010 había 3.200 camas, mientras que en la actualidad existen 2.400.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí