Cristian Parra trabaja hace veinte años en la Gomería 2000, ubicada en la avenida Ameghino frente a la plaza San Martín. Comenzó siendo empleado con 17 años y hoy es su único dueño. Su pasión por el oficio es indiscutible. Trabaja más de doce horas por día durante toda la semana y hasta ha pasado las fiestas en el taller. En un día llegó a parchar noventa cubiertas. “La gomería es mi segunda casa”, aseguró.

A fines del año 1999, Cristian Parra junto a Juan José Riquelme y otro socio abrieron la gomería en un local donde ya había existido una que pertenecía a Jacobsen y fue muy conocida en el pueblo como hoy lo es ésta. Sus primeros pasos fueron de puro aprendizaje. “Fue todo nuevo para mí porque cuando vine a trabajar lo máximo que había parchado era una bicicleta pero con la práctica terminás aprendiendo”, contó entre risas a La Portada Cristian Parra, quien en ese entonces sólo tenía 17 años.

En 2005 sus dos socios abandonaron el proyecto y él quedó a cargo de la gomería. “No fue fácil porque yo era muy joven y no entendía nada de números pero pude agarrarle la mano”, relató.

Su objetivo desde que empezó era brindarle un buen servicio a la comunidad de Esquel y al turismo para que se fueran conformes de su gomería. Contó que su trabajo es hacer parches en las cubiertas de vehículos y camionetas. “Es un lindo pasatiempo, me gusta, me siento cómodo y más de uno se va contento”, destacó.

Cristian se define fanático de los autos e hincha de la marca Ford. Con el autódromo en actividad colaboraba siempre con las categorías 1100 y los Fiat 600. Hoy lo hace con las motos y el karting. “Se siente mucho la falta del autódromo porque era muy importante la movida durante los fines de semana”, lamentó.

Asimismo reconoció que la crisis económica ha resentido un poco el oficio. “Bajó mucho la actividad, se nota que la gente ya no parcha tanto como antes pero las cubiertas tampoco se pueden comprar como antes”, señaló.

También manifestó que “las máquinas están a precio dólar, son imposibles de comprar al igual que las cubiertas”, y recordó que en sus inicios una cubierta nueva valía 30 pesos y hoy está a 1800 pesos. “Por lo general no paso los aumentos a la gente y trato de mantener los precios. Cuando se puede ayudar con algo, lo hago, siempre con buena predisposición y en base a eso mantengo el negocio porque yo alquilo el local”, expresó.

“Con la gomería me hice mi casa”

Cristian contó que llegó con una mano atrás y otra adelante a la gomería. Hoy vive de este oficio y hasta ha logrado construirse su propia casa donde vive con su familia. Sin embargo reconoció que es un trabajo que lleva mucha dedicación. “Te tiene que gustar porque se pasan muchas horas, veranos, inviernos, frío, heladas y fiestas”, contó y recordó que un día trabajó desde las 9 hasta las 23 horas y llegó a parchar noventa cubiertas.

La gomería abre todos los días, domingo incluido, de 9.30 a 22.30 y a veces su horario se puede extender un poco más. Todo depende de la demanda y cómo estén los mates o la charla. Mucha gente ha pasado por su local, tanto vecinos como turistas y famosos. “La mitad de Esquel viene acá y también mucha gente grande que venía a la gomería anterior y hoy pasa a contar historias”, declaró.

Como gomero ha recorrido toda la ciudad ya que al principio hacía trabajos a domicilio y hoy dejó de hacerlo porque perdía mucho tiempo. “La gomería es mi segunda casa y el mate de mi casa no es igual que acá. Además muchos amigos pasan a compartir un momento y a charlar porque es un lugar de encuentro”, concluyó.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí