Tiene 44 años, una familia que sigue creciendo y fue empleado bancario por 15 años. Desde siempre consideró que su paso por el empleo formal en una entidad bancaria sería transitorio y un paso previo a la puesta en marcha de un proyecto productivo.

La elaboración de cerveza artesanal fue la actividad elegida y la preparación para dejar su trabajo fue gradual. Hoy vive de los ingresos que deja la fábrica “Heiskel” que se ubica en el barrio Barrio Jorge Newbery.

Él es Randy Williams y en esta entrevista con La Portada relata sus inicios en la producción de cerveza artesanal y el cambio de vida que ello implica. Descarta, además, tener un local en el centro “porque los alquileres son impagables” y apuesta a “ofrecer algo distinto desde el barrio”. Asegura que la producción de cerveza artesanal no escapa a la actual crisis económica con el cierre de fábricas y despido de personal.

La Portada: ¿Cuándo y por qué decidió dejar su empleo formal?

Randy Williams: Dejé el Banco en 2013, pero el emprendimiento venía desde 2008 y la idea siempre fue dedicarme a la producción de cerveza. Ambas actividades se hacían incompatibles porque eran muchas horas. Trabajamos para igualar los ingresos que tenía en el Banco con la producción de cerveza. Y en Mayo de 2013 me dediqué exclusivamente a la elaboración de cerveza. En 2011 construimos la fábrica y luego agregamos el bar. Ya se genera un ingreso que me permite dedicarme a esto.

L.P: ¿Por qué eligió la producción de cerveza artesanal como emprendimiento?

R.W: Siempre me gustó la producción y en 2005 cuando comenzó el auge se hacia la cerveza en las casas. Por esa época las cervecerías artesanales del país estaban en pleno crecimiento. Este es un hobby que puede transformarse en una forma de vida. Así como la cerveza hay otros productos que pueden ser fáciles de vender y uno se puede dedicar exclusivamente a eso.

L.P: ¿Cuánto cambio la vida pasando de ser empleado a dueño?

R.W: Cambia un montón más allá de los riegos y el compromiso. Lo que más me costó fue la organización de los horarios. En el Banco tenía un horario y en esta actividad no. Los tiempos son otros y cuesta mucho acomodarse a eso. Y si te enfermas tenes que trabajar igual. Cuando sos empleado otro puede hacer tu trabajo, pero en este caso no. Tuve un accidente en el ojo y tengo que trabajar igual.

L.P: ¿Alguna vez se arrepintió de dejar el empleo en el Banco?

R.W: Nunca me arrepentí. Desde que comencé a trabajar en Bancos supe que eso no era para mí. Me dije que era algo transitorio que me ayudaría a tener ingresos y mejorar mi calidad de vida, pero no era a lo que me iba a dedicar. Cuando me di cuenta ya habían pasado 15 años.

L.P: ¿La familia acompañó la decisión?

R.W: En el círculo íntimo familiar había un murallón con los viejos porque pensaban que el Banco era un trabajo seguro y con todos los beneficios que tiene un empleado. Creían que eso no se podía cambiar. Era una decisión que debía tomar y venía con un proceso de creación de una marca y construcción de la fábrica. No fue algo que pasó de un día para el otro.

L.P: ¿Cómo afecta la crisis económica a la producción de cerveza artesanal?

R.W: Es algo terrible. Hace 4 años la cerveza artesanal tenía un crecimiento continuo y parecía que no tenía techo. Hace un año ya comenzamos a ver algunos problemas y con por la última devaluación ya hay cervecerías que están cerrando y despidiendo personal. Los insumos son en dólares. Los precios se han duplicado y triplicado en algunos casos. No podemos trasladar esos aumentos porque se haría imposible de vender la cerveza. Lo que hacemos es tratar de pasar este tiempo y acomodarnos a la recesión. Inversiones ya prácticamente no se hacen en ningún lado.

L.P: ¿Cuáles son los proyectos futuros?

R.W: Me gustaría diversificarme un poco. El proyecto que siempre tuvimos es tener un Resto Bar anexado a la fábrica. Este es un sueño con la idea diversificarnos hacia el turismo y la producción. Cuando pasan 10 años de hacer alguna cosa se comienza a perder energía y hay que hacer cosas nuevas. Pensamos seguir con la producción de cerveza y vivir de esto, pero poniendo pilas en otra actividad productiva.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí