Por primera vez en el país se realiza un emprendimiento de este tipo en una Planta de Tratamiento de Residuos. Su modalidad de trabajo y limpieza lo han hecho posible. El investigador chubutense Gonzalo Romano se encuentra desarrollando en Esquel una prueba piloto de hongos comestibles a partir de residuos recuperados y espera que sea una alternativa más para la nutrición de las personas.

Gonzalo Romano es micólogo especializado en diversidad, ecología y biogeografía de hongos agaricoides (hongos con laminillas). Además es profesor en micología de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y director regional patagónico de la Fundación Bosques Nativos Argentinos para la Biodiversidad.

Su investigación nació en 2015 cuando visitó la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos y Urbanos de Esquel, en el marco del Día Mundial de Turismo, y se encontró con que allí se podían cultivar hongos comestibles por su organización y limpieza. “Me quedé maravillado al ver todo lo que se hacía y cómo trabajaban en la Planta, que es modelo a nivel país, así que empezamos a trabajar mediante en un convenio con el municipio y la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco”, explicó Romano a La Portada.

Hoy, dos años después, se acondicionó un lugar en la Planta que es una sala de cultivo para hongos con condiciones controladas de temperatura, humedad y luz, denominado Centro de Producción de Hongos. Allí Romano se encuentra ensayando el cultivo de champiñones sobre mezclas de compost suplementado con otros materiales, y el de gírgolas silvestres sobre residuos de poda del arbolado urbano de la ciudad. Sin embargo aclaró que el primero todavía no ha dado sus resultados al no soportar las variaciones de temperatura ya que necesita más de 25 grados constantes.

Cabe recordar que este proceso es posible gracias a la concientización que se ha hecho de la comunidad para separar los residuos en orgánicos e inorgánicos desde sus domicilios. Luego, en la Planta, son procesados y la fracción orgánica vegetal es posteriormente compostada.

Unico en el país

Si bien en la actualidad hay varios emprendimientos de cultivo de hongos, éste es el único del país que está asociado a una Planta de Residuos y es posible a su buen manejo. “Faltaría generar una red de productores de hongos para abastecer a todos así que estamos trabajando en esto”, planteó.

Asimismo contó que hoy no existe ninguna norma que regularice el cultivo de hongos según pudo averiguar en Bromatología y SENASA así que se encuentra armando un marco de buenas prácticas. “Queremos regularlo para cuidar la salud de todos”, remarcó. No obstante confió que su objetivo personal no es sólo trabajar en el producto sino también en dar cursos formativos.

 

Valor nutricional

Romano también destacó el valor nutricional que tienen los hongos para las personas. “Es uno de los mejores alimentos ricos en proteínas, aminoácidos y con menos grasas. Es bueno para las personas que hacen deporte de alto rendimiento como también para los veganos y los celíacos”, aseguró.

Asimismo contó que “los hongos que se comercializan son de temperatura más alta así que estoy tratando de cambiar la idea de cultivar cosas que sean conocidas para cultivar cosas que encontré acá, como el champiñón del bosque”.

Su doctorado lo hizo con bosques provinciales en Chubut y en ese marco encontró que existen 157 especies de hongos de sombrero. “Lo llamativo es que sólo se conoce el 9% si son comestibles o tóxicos”, apuntó.

Romano trabaja en un proyecto denominado “Hongos Argentina” que tiene como objetivo empezar a poner sobre la mesa este quinto reino que muchas veces queda relegado. “Yo pasé de ver como humano y estudiar a los hongos a pensar como un hongo y estudiar a los humanos porque ellos reciclan todo y es lo que hace la naturaleza”, cerró.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí