Con la dirección de Darío Castro y Jairo Bedoya, se presenta esta noche a las 21 horas la obra “Réquiem – Un llanto de pájaros” en el Auditorio Municipal. La historia cuenta la vida de Violeta Parra y Vaslav Nijinski, dos grandiosas figuras del arte atravesadas por el dolor y la locura, la vida y la muerte.

Sin pretensiones de idealización ni figuraciones románticas de la soledad del genio, Réquiem se instala en las atmósferas y preguntas que llevan al artista tanto a la desesperación como al sereno resplandor de la creación. Dos actores en escena y una sucesión de imágenes, historias y música construyen este homenaje enjugado en el llanto de los pájaros, esperanzado en el abrazo por venir.

Darío Castro, quien junto a Jairo Bedoya son los directores de El Jardín Teatro Laboratorio que presenta nuevamente “Réquiem”, contó a La Portada que “es una obra donde hay muchos mundos y es un homenaje a Violeta Parra, cantante y compositora chilena, y al bailarín ruso Vaslav Nijinski, ambos genios en sus tiempos pero también dos personas atravesadas por la locura y el dolor”.

Es la primera obra de El Jardín, que se estrenó en julio y es el fruto de una investigación de dos años que ambos directores iniciaron en Barcelona a partir de trabajos individuales y la necesidad de estar juntos en escena. “Es una propuesta arriesgada, para pocos, y no es el teatro que estamos acostumbrados a ver porque indaga en la vida y la muerte”, sostuvo Darío, quien reconoció que sintieron miedo y a la vez muchas expectativas por su puesta en escena. Sin embargo destacó que “lo más importante que nos pasó es que a la gente le sucedieran cosas, que no se preocuparon por entender la historia sino que se emocionaron, lloraron, se conmovieron y tuvieron ganas de verla otra vez”.  Y agregó que “para nosotros el teatro es eso, no sólo contar una historia sino provocar una emoción y queremos volver a generarlo”.

En escena, Darío Castro interpreta a Violeta Parra y Jairo Bedoya a Vaslav Nijinski. La dramaturgista es Melisa Stocco; la música y el diseño sonoro de Ignacio Cantú; el diseño gráfico de Lucas Quintana; la fotografía de Sayi Serra y el video de Diego Velázquez.

Voces acalladas

Por su parte, Jairo Bedoya, director y actor, expresó que “Réquiem” es un tránsito de voces, pasajes, imágenes y poesía. “Decimos que es un “canto de pájaros” porque abordamos todas esas voces acalladas, de la tristeza, lo que nunca se dice y la poesía del artista”. En ese sentido refirió que “los grandes artistas, actores de cine y escritores dejan grandes obras a costa de su sangre, se suicidan, tiene vidas escabrosas y tristes”.

La obra habla sobre aquellos que se acalló y por qué se llegó a eso. “Es una oda sobre el suicidio pero no lo tocamos directamente sino que abordamos la sensación que genera que la vida pierda sentido o el hecho de encontrarle sentido a la vida”, explicó y agregó que “no nos quedamos con la locura del artista sino con la soledad que es algo universal que nos pasa a todos”.

 

La vida y la muerte

Darío y Jairo confiaron que esta pieza teatral, que tiene que ver con la vida, la muerte, la pérdida y la destrucción, está dedicada a seres queridos y familiares. “Le ponemos el cuerpo y nuestra historia. Yo encarno a Violeta y es un homenaje a mi mamá, y Jairo encarna a Nijinski y es un homenaje a su hermano”, expuso Darío, quien reconoció que la obra los pone en un lugar muy sensible al igual que al público.

También se aborda el amor, que es universal, ya que tanto Violeta Parra como Vaslav Nijinski sufrieron por las mismas cosas que lo hacemos todos. “La obra es un huevo de hielo en las manos, es algo que nos da frío y miedo tenerlo pero lo cuidamos, se desvanece y nos va modificando”, cerró el actor.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí