Desde que se dio a conocer la decisión del gobierno provincial de privatizar el Centro de Actividades de Montaña La Hoya, se planteó el debate en todas las instituciones y ámbitos relacionados con el turismo y el centro de esquí.

Esta noticia, generó gran incertidumbre y preocupación entre los trabajadores que prestan servicio en La Hoya ya que, de pasar a manos de un privado, no estarían asegurados sus puestos laborales. Por tal motivo, están solicitando participar en la mesa que analice los pliegos de licitación.

En diálogo con la Radio Pública Municipal, Rubén Álvarez, delegado de los trabajadores de La Hoya, recordó que el extinto gobernador Mario Das Neves el año pasado ya había hecho pública la voluntad de privatizar el Cerro, momento desde el cual buscaron la forma de hacer un trabajo mixto con privados.

“La decisión está tomada de parte del gobernador y nosotros estamos peleando por participar y tener un lugar en la mesa que analizará los pliegos de licitación”, explicó Álvarez y aseguró que, más allá de que la relación laboral cambie o no, “lo que uno piensa para La Hoya está bueno expresarlo”.

“La situación de los trabajadores en general, es de incertidumbre y preocupación”, remarcó el delegado señalando que es difícil que una empresa privada seria absorba a 30 trabajadores. “No me parece que alguien que venga con intenciones de hacer negocio acepte ese condicionamiento”, agregó.

En este sentido, Álvarez indicó que el grupo de trabajo está integrado por algunos empleados que están a pocos años de jubilarse. “Somos un grupo que tiene muchísima experiencia pero también tiene mucha antigüedad y para una empresa privada eso pesa”, argumentó.

Compromiso con el trabajo

Por otra parte, recordó que las experiencias de privatizaciones anteriores “a los 4 o 5 años devolvieron destruido el Centro de Actividades de Montaña”, por lo que solicitó a las autoridades provinciales que en esta instancia se pueda concretar un proyecto “superador”.

Además destacó el compromiso de los trabajadores del Cerro, quienes, a pesar de la seguidilla de malas noticias que hubo durante esta temporada (que incluyó el incendio de la Confitería La Piedra),  continuaron realizando su labor buscando “que el turista ni siquiera se entere de estos problemas”.

“Seguimos trabajando con el mismo compromiso, este año se comenzó la temporada con una quita de salarios y sin embargo los trabajadores fueron incondicionales y vamos a seguir hasta el último día de la temporada, que es el 15 de octubre, con la misma actitud”, concluyó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí