En el ámbito de la salud sus profesionales entienden que la prevención es un eje fundamental de las políticas sanitarias tendientes a combatir enfermedades.

Sin embargo este concepto no parece ser compartido por las autoridades nacionales ya que días atrás el ex Ministerio de Salud de la Nación decidió posponer por tiempo indeterminado una dosis de la vacuna contra la meningitis la cual debe aplicarse a los niños de 11 años siendo esta aplicación parte del calendario nacional de vacunación y beneficiando hasta ahora a 750.000 niños.

Desde el ex Ministerio de Salud se adujo problemas en la provisión de la vacuna y demoras  en la entrega. Esto último fue categóricamente negado por el Laboratorio que en un comunicado de prensa remarcó que “el abastecimiento de la vacuna contra el meningococo para el mercado público es normal y no hay demoras en la entrega de los lotes de vacunas requeridos”. Precisó, además, que la escasez de dosis necesarias para completar el calendario de vacunación “no se debe a una demora en la entrega o falta de suministro por parte del laboratorio”.

Y aunque la decisión sorprendió a propios y extraños el ex Ministerio de Salud aseguró que la estrategia es priorizar a los grupos más vulnerables de 3, 5 y 15 meses de vida y posponer la dosis de los 11 años hasta contar con la disponibilidad necesaria.

En este marco los padres que de todas maneras deseen vacunar a sus hijos de 11 años contra el meningococo deberán afrontar los costos de la vacuna de manera particular precisamente cuando las economías domésticas deben hacer “magia” para llegar a fin de mes.

La  Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología expresó su preocupación por la decisión adoptada remarcando que “la prevención primaria a través de las vacunas es una política de estado que se ha consolidado en nuestro país constituyendo un robusto signo de equidad y demostrando resultados indiscutibles en materia de prevención de enfermedades”.

La política de estado en materia de salud no forma parte de la agenda del Gobierno Nacional y otra clara muestra de ello fue bajar de rango al Ministerio de Salud para convertirlo en una Secretaria. Con esta medida, que generó no pocas críticas y rechazo, Salud pierde autonomía, peso simbólico y relega – entre otras cosas- independencia presupuestaria.

Si para el Gobierno Nacional la salud, la conservación de las fuentes de trabajo y la educación no son una prioridad es posible que deba replantearse el camino a recorrer en los próximos meses. Sin salud, trabajo y educación un país no puede desarrollarse y – lógicamente – mucho menos crecer. 

Foto: Imagen Ilustrativa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí